Actualizado 24/03/2007 14:40 CET

Lopez Garrido cree que el veto a Prisa muestra que el PP "no acepta el pluralismo político ni informativo"

BERLIN, 24 Mar. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Juan Sanhermelando) -

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Diego López Garrido, dijo hoy que la "reacción absolutamente histérica" del Partido Popular de vetar al grupo Prisa demuestra que la formación dirigida por Mariano Rajoy "no acepta el pluralismo político ni informativo", lo cual es "incompatible con la democracia".

López Garrido consideró "muy triste" que el principal partido de la oposición en España "decrete un boicot al principal grupo de comunicación español y uno de los mayores del mundo, desde luego el mayor en lengua española, y eso porque no le gusta lo que un dirigente de ese grupo de comunicación dijo sobre el PP".

A su juicio, este veto supone "no entender absolutamente nada de lo que es la democracia y el sistema de libre opinión pública y el pluralismo informativo, que son la base de la democracia". "Por eso me parece tan preocupante que el PP haya reaccionado de esta forma, porque denota una intolerancia absoluta a la crítica y al pluralismo y eso es incompatible con la democracia", dijo antes de la reunión del Partidos Socialista Europeo que se celebra en Berlín en el marco del 50 aniversario de la construcción europea.

En cualquier caso, el portavoz socialista subrayó que la "estupefacción" que ha provocado entre los socialistas "esa reacción absolutamente histérica del PP fuera de toda lógica democrática" es, en realidad, "relativa" porque, según dijo, el PP y el Gobierno de José María Aznar ya "intentaron acabar con el grupo Prisa". Recordó que el juez Javier Gómez de Liaño procesó a directivos de Prisa, luego fue condenado por prevaricación y el PP le indultó.

"Llueve sobre mojado. El PP no acepta el pluralismo político ni el informativo y ese es el problema que hay hace mucho tiempo en el PP, no es sólo un calentón de ahora sino que viene de lejos y esto es una asignatura pendiente que tiene el PP y que tiene que resolver", insistió López Garrido.

"Lo que no puede ser es que el PP castigue a los españoles con la violación del derecho a la información que tienen los españoles, también sobre el principal grupo de la oposición que quiere ser alternativa de Gobierno", apuntó.

Asimismo, se mostró convencido de que "hay muchísima gente en el PP, no sólo militantes sino también votantes, que entienden que es inaceptable este boicot a un medio de comunicación porque no le gusten las palabras que ha dicho un dirigente de ese medio".

"Si nosotros los socialistas tuviéramos que boicotear a todos los medios de comunicación, a todos los tertulianos o gente que dirige programas en televisión, en radio, en presa, porque nos critican o incluso porque nos insultan o nos difaman, sería muy difícil que pudiéramos trabajar en nuestro país en los medios de comunicación, que son muy plurales y muy diversos. Y esto significa que hay que aceptar las críticas, vengan de donde vengan, democrática y deportivamente. Eso el PP no lo acepta", concluyó.