Procés | Un mando de los Mossos dice que las palabras previas de Forn sobre el 1-O fueron "irresponsables y peligrosas"

Un voluntario de ANC compara el 'pasillo' del 20-S con el que hicieron al Rey tras los atentados de Barcelona
SEÑAL DE TV DEL TRIBUNAL SUPREMO
Actualizado 06/05/2019 13:27:06 CET

El responsable afirma que no tenía agentes para poner binomios en todos los colegios y tuvo que reclamarlos

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Un mando de los Mossos d'Esquadra ha destacado este lunes en el juicio por el 'procés' independentista en el Tribunal Supremo que la policía catalana consideró que las reiteradas manifestaciones realizadas por el exconsejero del Interior Joaquim Forn sobre la actuación que los agentes tendrían en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 fueron "irresponsables y peligrosas" porque "confundían a la ciudadanía".

Así lo ha dicho José Gulliot, consejero del sindicato de mando de los Mossos d'Esquadra, quien ha explicado a preguntas del abogado del exconsejero, Javier Melero, que el día 4 de septiembre esta agrupación emitió un comunicado rechazando estas palabras. Si bien Forn continuó haciendo manifestaciones en este sentido.

Al sindicato todas estas declaraciones del exconseller le parecieron "irresponsables y peligrosas", pero aún así decidió no elaborar otra nota afeándolas. En este sentido, el testigo ha indicado que se consideró que la posición de los Mossos ante el 1-O, sobre que atenderían a las ordenes de los jueces y fiscales, como policía judicial, había quedado clara, al mismo tiempo que se entendió que las declaraciones de Forn se enmarcaban en la "retórica política".

Asimismo, ha añadido que en el consejo policial que se celebró el 14 de septiembre de 2017, Forn hizo una intervención antes de que comenzase la reunión para "agradecer" el trabajo de la policía catalana en los atentados de Barcelona y Cambrils y, en segundo lugar, para aclarar que una cosa era la "función política" que le correspondía a él y al Gover y otra cosa la "responsabilidad policial" de los Mossos.

Por otro lado, Gulliot ha contado que como jefe de División de Transporte asistió a la reunión de coordinación de los Mossos d'Esquadra, del 29 de septiembre de 2017, en la que el mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero explicó el dispositivo policial diseñado para la jornada de votación.

Según ha dicho, Trapero les trasladó que se iba actuar de manera conjunta con Policía y Guardia Civil y ha agregado que él se enteró el 2 de octubre de que este dispositivo, "validado" por el coordinador Diego Pérez de los Cobos, se había fracturado. Asimismo, sobre el uso de la fuerza, ha señalado que las instrucciones eran hacer uso de ella "en última instancia", con "proporcionalidad" y siempre cuando alguien agrediese a la policía o a terceros.

NO HABÍA PAREJAS PARA TODOS LOS COLEGIOS

Tras el sindicalista ha comparecido el comisiario-jefe de los Mossos Sergio Plá, responsable de la Región Policial Central que incluye las 6 comarcas centrales de Cataluña.

Según este agente, la orden de habilitar un binomio para cada uno de los 285 centros de votación en su zona le obligó a pedir más de 300 de otras unidades, ya que únicamente podía movilizar 285, amén de pedir uniformes, alquilar vehículos y pedir a los guardias que llevaran sus portátiles privados.

"Muchos de ellos no tenían capacidad ni formación ni medios para hacer labores de orden público", ha reconocido el responsable policial ante la Sala, por lo que era preferible que se apartaran en caso de una intervención de la Policía o la Guardia Civil, con la que según les anunciaron en reuniones anteriores trabajarían coordinados.

Aún así, lograron llevarse urnas y material de votación en cinco colegios y cerraron 15, a lo que se sumaron las más de 1.000 actas levantadas en días anteriores.

A preguntas de la abogada del Estado Elena Sáenz el mando ha negado que trataran de ponerse en contacto con el consejero del Interior Joaquim Forn -para quien se solicitan 16 años de prisión por rebelión y malversación- tras la aprobación de la Ley de Referéndum. "Nunca hemos recibido una orden ni el mayor Josep Lluís Trapero la hubiera admitido, porque nos jugábamos mucho, nuestro prestigio y nuestra continuidad como Cuerpo, y eso pasa por la neutralidad", ha manifestado.

SIN PANTALONES Y SIN COLETA

En la jornada de esta mañana, y también a petición del abogado Javier Melero, ha comparecido un vecino de Canyamars, en la comarca del Maresme, que narró cómo la actuación de la guardia civil al apartarle de la puerta del colegio electoral en la que hacía cola le causó quedarse sin pantalones y también perdió el reloj y la coleta.

Fue esposado y después le dijeron que si se calmaba no le detendrían. "Yo ya había tenido suficiente y abandoné la zona", ha relatado este testigo ante el tribunal que juza el 'procés', que ha añadido que entre los gritos que los vecinos proferían a los guardias civiles que acudieron al lugar pudo escuchar "animales", "perros", "gorilas" y "brutos".

Uno de los mossos que formaron el binomio en dicho centro, que ha comparecido a continuación, ha señalado que él no tenía experiencia en seguridad ciudadana pues pertenece a investigación de homicidios, si bien en la jornada del 1-O fue movilizado para el dispositivo 'Ágora' y llevaba un peto identificativo, pues carecía de uniforme. Se limitaron a levantar acta porque los ciudadanos se compactaron frente a la puerta y no les dejaron pasar.

Contador