Actualizado 30/06/2007 19:30 CET

El MAPA afirma que aplica "máximo rigor" en sus inspecciones sanitarias para garantizar la producción citrícola española

VALENCIA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) aplica el "máximo rigor" en las inspecciones sanitarias que lleva a cabo dentro de sus líneas de actuación para "garantizar la producción citrícola española", según consta en una respuesta del Ejecutivo central a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada del grupo popular en el Congreso Maria Àngels Ramón-Llin i Martínez, a la que tuvo acceso Europa Press.

Estas líneas de actuación abarcan dos ámbitos "necesarios y complementarios", el nacional y el ámbito de la Comunidad Europea. Así, dentro del panorama nacional, el MAPA lleva a cabo tareas de inspección fitosanitaria en frontera, en las que emplea el "máximo rigor", tanto en la inspección como en la aplicación de medidas fitosanitarias en los cítricos importados de países terceros, a través de los Puntos de Inspección Fronterizos (PIF) españoles.

Además, desarrollan proyectos de "formación permanente" de los inspectores fitosanitarios españoles en enfermedades de cuarentena de cítricos, especialmente las de mayor riesgo, entre las que se encuentran la 'cancrosis' y la 'guignardia citricarpa', según las mismas fuentes, en cuya respuesta indican que en España forman también a inspectores fitosanitarios de otros Estados miembros de la Unión Europea para su especialización en cítricos, debido a las importaciones a través de otros puertos europeos.

Por otro lado, desde el MAPA se impulsan planes de mejora de las dotaciones en personal técnico, medios materiales, servicios y atención horaria de los PIF españoles, incluyendo los principales puertos de entrada de los cítricos en el Plan de Medidas para la Mejora de los Servicios de Sanidad Exterior, aprobado por el Gobierno en febrero de 2006 y que se está desarrollando en la actualidad.

En cuanto a las tareas de inspección fitosanitaria interior, resaltaron la aprobación por la Conferencia Sectorial de Agricultura de un Plan Nacional de Vigilancia Fitosanitaria de los cítricos en el mercado interior, a ejecutar por las comunidades autónomas en el desarrollo de sus competencias exclusivas en esta materia. Este plan, definido y coordinado por el MAPA a través del Comité Fitosanitario Nacional, se aplica desde 2004 en la Comunitat Valenciana y desde 2005 en el resto de las comunidades autónomas.

"ENDURECER" REQUISITOS EUROPEOS

Por otra parte, en el ámbito de la Unión Europea resaltaron el "diálogo permanente" de España ante la Comisión Europea, el Comité Fitosanitario Permanente y los demás Estados miembros, para "endurecer los requisitos fitosanitarios exigidos por la Comunidad a los cítricos importados de países terceros, y para extremar la precaución y el rigor de las inspecciones fitosanitarias realizadas a los mismos en los PIF europeos".

En esta línea, apuntaron acciones como el establecimiento en 2009 de "medidas comunitarias de emergencia, con requisitos fitosanitarios más estrictos para los cítricos importados de Argentina y Brasil, principales países suministradores" medidas que siguen vigentes para ambas bacterias en el caso de Brasil.

Aludieron también al acuerdo alcanzado en el seno del Comité Fitosanitario Permanente, en marzo de 2007, para una modificación legislativa en la Unión Europea que introduzca "requisitos fitosanitarios más estrictos para los cítricos importados, incluidas especialmente la 'cancrosis' y la 'guignardia citricarpa'".

Al respecto, el Ejecutivo remarca que "se trata de que las medidas sean permanentes y afecten a todos los terceros países sin excepción", al tiempo que destaca que España "ya está trabajando en los análisis de riesgo necesarios para abordar cuanto antes este trabajo en los foros comunitarios".