Mestre cree que una parte de la 'Carta de Zaragoza' se puede adoptar como resolución de la ONU

Actualizado 13/09/2008 20:15:33 CET

Mestre cree que una parte de la 'Carta de Zaragoza' se puede adoptar como resolución de la ONU

EP
Actualizado 13/09/2008 20:15:33 CET

ZARAGOZA, 13 Sep. (EUROPA PRES) -

El director de la Tribuna del Agua de Expo 2008, Eduardo Mestre, se mostró convencido de que la ONU "puede adoptar como resolución de Naciones Unidas una parte de la 'Carta de Zaragoza'" al apreciar que el texto final del legado de la Exposición Internacional de Zaragoza contiene "partes que son indispensables y en esas vamos a estar" para añadir de forma gráfica que "nos tiraremos en la avenida 1 de Nueva York, sede de la ONU hasta que nos aprueben lo que tienen que aprobar".

En una entrevista concedida a Europa Press, sintetizó que los dos aspectos "básicos e irrenunciables" serían el reconocimiento internacional del acceso al agua como un derecho fundamental del hombre, junto a la creación de la Agencia Mundial del Agua, como "órgano motor, que nuclee las acciones relativas al agua, ponga el orden y con capacidad de adoptar resoluciones" en la línea de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, pero con la diferencia de que "el tema del agua es mucho más importante".

Tras reconocer que la 'Carta de Zaragoza' no tiene el rango del Tratado de Kyoto, ni se trata de una resolución de la ONU, incidió en que se ha escrito "pensando en que cada porción requiere ser aprobada y aprovechada y esto implica que no tienes que aprobar toda la carta para que tenga validez cada una de sus partes, porque cada parte es importante".

El documento que mañana leerá en la ceremonia de clausura de la Expo 2008 el ex secretario general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, tiene una extensión de unos cuatro folios en los que se recogen más de 20 enunciados y en su redacción final "ha colaborado muchísima gente y eso la hace rica" dijo Mestre para añadir que "ofrece una salida".

Para Mestre el paso posterior es "difundir la Carta y que haya voluntad para que se desarrolle, sino conseguimos la voluntad hemos fallado. Es el elemento clave", sentenció.

ESPAÑA TIENE LAS CLAVES

Una voluntad, que insiste Mestre, "la tenemos que hacer surgir de la ONU, pero como todo en la ONU tiene que ser caso por caso, no al unísono porque el unísono no existe". En su opinión "tendremos que ir con el grupo de los 27 de la Unión Europea y sobretodo con los cinco que tienen la voz más fuerte y, entre ellos, España porque además España toca a casi 500 millones de personas en el mundo con su pensamiento".

En este sentido, apreció que "España tiene que pasar de la etapa de su quehacer en el mundo para ser más fuerte y echada para adelante y ser más comprometida", al tiempo que detectó que España "tiene además las claves de cómo hacerlo porque habla la misma lengua y conoce la realidad de los hispanos y lusoparlantes" y agrega que "pensamos igual, nos hemos ido por caminos distintos pero al final convergeremos".

El director de la Tribuna del Agua quiso subrayar que desde el Gobierno de España ha apreciado "mucha receptividad y mucha sensibilidad para impulsar esto" y consideró que "no es casual" que el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero anunciara un Fondo Iberoamericano del Agua con 1.500 millones de euros, que en su opinión "se tiene que convertir en acción e ir orientado en formación y en cambiar el pensamiento de la gente porque Iberoamérica ya está preparada para cambiar el pensamiento. Es la clase media del mundo, que se acerca al desarrollo".

Educación, cultura, medios de comunicación y corresponsabilidad son los cuatro ejes sobre los que -según Mestre-- debe girar el nuevo paradigma que sustituya al de "Agua y desarrollo sostenible" y que tenga como nuevo vector el "desarrollo compartido".

Para Mestre la corresponsabilidad implica que el modelo de gobernanza "lo tenemos que cambiar" en la relación gobierno y sociedad para encaminarlo hacia un modelo en el que "la sociedad sea más comprometida y un Estado más a la escucha sin dejar de ser fuerte y que actúa en nombre de la sociedad".