Actualizado 07/11/2007 19:39 CET

Nova.- El confidente Ismail Latrech niega haber facilitado datos de la célula islamista como colaborador del CNI

Dice que no habló de la 'operación Nova' con las autoridades hasta que fue detenido él como presunto líder de la banda

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Uno de los testigos clave en el caso de la 'operación Nova' que se juzga en la Audiencia Nacional, el ex confidente del CNI Ismail Latrech, negó hoy en su declaración como testigo protegido ante el tribunal haber colaborado con los servicios secretos españoles y añadió que "nunca" dio infiormación como confidente sobre esta celula islamista integrada por 30 personas y que supuestamente pretendía atentar contra la Audiencia Nacional.

"No era colaborador de los servicios secretos, a veces vino gente que eran policías y preguntaban por delicnuencia e integrismo en general en la zona de Almería como también preguntaban a otras personas, pero esporádicamente", aeguró Latrech, quien vivió durante un tiempo en esa localidad andaluza donde se encontraban algunos de los procesados en esta causa.

"Yo no he dado ninguna información, soy un simple musulmán como muchos otros", reiteró Latrech pese a que, según le recordaron tanto la fiscal del caso, Dolores Delgado, como el presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, Alfonso Guevara, su condición de confidente del CNI está acreditada por el Consejo de Ministros. En concreto, el juez hizo un inciso para leer un acta fechada el 5 de noviembre del 2004 en la que se certifica que el Consejo de Ministros le identificaba como colaborador permanente de los servicios secretos.

En ese documento también consta que fue detenido como imputado en la 'operación Nova', cuestión por la que declaró el 22 de octubre en el complejo de la UCIE y posteriormente ante el juez de la Audiencia Nacional encargado de instruir el caso, Baltasar Garzón. Esta versión fue confirmada por Latrech quien explicó que fue en esas declaraciones ante las autoridades la primera vez que habló sobre la célula islamista.

Sin embargo, según explicó, le habían acusado de ser "el jefe de la célua" por lo que restó credibilidad a sus declaraciones alegando que las realizó "bajo mucha presión y preso de los nervios", aunque matizó que "nadie le obligó a declarar nada en concreto". Fue tras su declaración, cuando Latrech quedó libre de todos los cargos y pasó a ser testigo protegido en la causa después de quedar acreditada su situación como confidente del CNI por el Consejo de Ministros, según comunicó el juez Guevara.

"SER RELIGIOSO NO ES NINGÚN DELITO".

Latrech continuó contestando a las preguntas de la fiscal y confirmó que también estuvo en Gandía donde conoció a otros integrantes de la célula. Asimismo, declaró que conoció personalemente al supuesto líder de la banda, Mohamed Achraf durante un viaje que hizo a Pamplona para visitar a unos amigos. "Tomé con él tres cafés, uno en Pamplona y dos en Almería, pero nunca rezamos juntos", dijo al tiempo que le definió como "una persona religiosa, que no es ningún delito".

"LLevo 72 horas escuchando a gente a la que hay que preguntar una hora para que aclare una declaración", lamentó Guevara mientras escuchaba a Latrech y poco antes de declarar un receso en el juicio. Desde el lunes hasta esta misma mañana declaró también en este proceso el otro testigo clave, el ex confidente de la Policía conocido como 'Cartagena', en cuyas afirmaciones se sustentó la 'operación Nova'.

No obstante, Cartagena basó sus intervenciones en desdecirse de las informaciones que supuestamente había facilitado a sus controladores a los que acusó de inventarse las intenciones delictivas de los procesados. Tras realizarle una serie de cuestiones aclaratorias el propio Guevara le advirtio de que continuaba a disposición del Tribunal por lo que el ex confidente de la Policía podría ser llamado de nuevo a declarar.