El 'número tres' de Trapero confirma a sus superiores y dice que De los Cobos aceptó los 'binomios' de Mossos

Vigesimosexta jornada del Juicio del Procés en el Tribunal Supremo
Señal de TV del Tribunal Supremo
Publicado 04/04/2019 11:46:57CET

Niega seguimientos a policías y guardias civiles y asegura que la "responsabilidad" de impedir el referéndum era de los tres cuerpos

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El comisario de los Mossos d'Esquadra Joan Carles Molinero ha confirmado este jueves la versión que ya ofrecieron tanto el mayor Josep Lluís Trapero y el que fuera 'número dos' de la policía autonómica Ferrán López al asegurar que el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial para el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017, aceptó el despliegue de 'binomios' para tratar de cerrar los centros de votación.

En su declaración como testigo en el juicio por el proceso independentista en Cataluña, Molinero ha afirmado que Pérez de los Cobos no presentó "ninguna objeción" al dispositivo de Mossos consistente en enviar a una pareja de efectivos a cada centro electoral, y que así al menos se lo transmitió el comisario López, quien era el encargado de asistir a las reuniones de coordinación.

De este modo, Molinero ha ofrecido una versión totalmente coincidente con las de sus superiores Trapero y López, mientras que desmiente la que defendió el coronel de la Guardia Civil en el juicio el pasado 5 de marzo, razón por la cual la defensa del exconsejero de Interior Joaquim Forn solicitó ayer un careo entre López y De los Cobos. El tribunal resolverá una vez que haya escuchado a más testigos y compruebe si la práctica de esta diligencia es necesaria.

Tanto en respuesta a preguntas de la Fiscalía como de la acusación popular que ejerce Vox, Molinero ha querido dejar claro que el mandato judicial de cerrar colegios e incautar material electoral antes y durante el 1-O competía a los tres cuerpos policiales, es decir, Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil, y no sólo a la policía autonómica.

"COMPLACENCIA" DEL CORONEL

Según ha explicado, en las reuniones de coordinación que presidía Pérez de los Cobos se estableció, con la "complacencia" del coronel, que el papel de los Mossos consistiría en "desplegar a primera hora de la mañana un binomio" por colegio electoral "para que no abrieran" y cerrar los que sí habían conseguido abrir.

En caso de no lograr el cierre de algún centro, los Mossos debían solicitar apoyo de sus unidades de refuerzo de seguridad ciudadana. Y en una tercera fase, también en aquellos colegios que continuaran abiertos, había que hacer una petición de auxilio para que unidades de Policía Nacional y Guardia Civil ayudaran al cierre.

Según el comisario, a lo largo de todo el 1 de octubre los Mossos requisaron unas 500 urnas y aproximadamente 90.000 papeletas en diferentes momentos del día, ya que ha dicho que la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) no hablaba de intervenir sólo hasta las ocho de la tarde, hora en que estaba previsto el cierre de colegios, sino "todo el día", por lo que los efectivos de policía autonómica siguieron requisando a última hora.

LOS DÍAS ANTERIORES "NO HABÍA URNAS"

Molinero también ha defendido que era "responsabilidad" de los tres cuerpos policiales la orden de cierre e incautación de material electoral los días previos al 1-O, cuando miles de colegios fueron ocupados por ciudadanos durante todo el fin de semana, incluida la noche anterior a la votación.

"¿No consideraron que esa ocupación era una preparación del referéndum?", ha querido saber el fiscal Javier Zaragoza, pero no ha obtenido del comisario una respuesta distinta a la que han aportado otros mandos de los Mossos: "No había urnas, ni listados electorales, ni papeletas... Por tanto, entendíamos que no podíamos cerrarlos. Y la orden también facultaba a Policía Nacional y Guardia Civil y no recuerdo cuál fue la actividad de esos cuerpos".

El comisario también ha negado "rotundamente" que efectivos de los Mossos d'Esquadra realizaran seguimientos a policías y guardias civiles y que se dieran órdenes para hacerlo. Sí ha explicado que por la emisora oficial se informaba de sus posiciones por las concentraciones que había convocadas ese día para impedir su actuación, en línea con lo manifestado ayer por Ferrán López.

MANIFESTACIONES Y UN PARTIDO

El fiscal Zaragoza ha dedicado buena parte de su interrogatorio a cuestionar la actuación de los Mossos durante todo el día del 1-O y ha empezado preguntando "por qué no dispusieron a su unidad más especializada en mantenimiento de orden público" como es la Brigada Móvil (Brimo) para tratar de impedir el referéndum.

Molinero ha replicado que sí la movilizaron, sólo que para "prevenir y controlar" dos manifestaciones que había convocadas en Barcelona ese día, una con "300 anarquistas" y otra con "300 miembros de la extrema derecha". Convocatorias así sin control policial, ha apuntado, "posiblemente hubieran acabado en batalla campal".

Zaragoza también ha cuestionado que ese día los Mossos enviaran efectivos al partido de Liga entre el Barça y Las Palmas, a lo que el comisario ha respondido que en ese tipo de encuentros se despliegan entre 10 y 12 agentes, pero que ese día fueron finalmente cinco o seis.

El representante del Ministerio Público ha finalizado su interrogatorio queriendo saber cuántos mossos resultaron lesionados el 1 de octubre. "Creo que ninguno", ha reconocido Molinero, aunque sí ha manifestado que "seguramente sí" fueron insultados. "No hay más preguntas", ha zanjado Zaragoza.

Contador