Actualizado 13/03/2007 18:23 CET

El Partido Popular zanja la polémica con el senador del PNV que comparó a 'Teruel existe' con los abertzales

TERUEL, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular ha zanjado la polémica suscitada por las declaraciones del senador del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Víctor Bravo, la pasada semana en el Senado, cuando comparó a la coordinadora ciudadana 'Teruel existe' con los abertzales.

El senador 'popular' Manuel Blasco explicó que ayer mantuvo una conversación con Bravo en la que le mostró su intención de hablar con la coordinadora y pedir disculpas. Para Blasco, "este rifi-rafe se tiene que quedar dentro del debate parlamentario, ya que cuando uno se calienta dice estas cosas, y Bravo y yo lo zanjamos así".

El senador insistió en que estas calificaciones surgieron durante el debate de una interpelación al Gobierno para pedirle que ejecute completamente el Plan Específico. Blasco recordó que "tras año y medio desde que la vicepresidenta del Ejecutivo central María Teresa Fernández de la Vega lo viniese a explicar a Teruel no han comenzado las obras de la Alta Velocidad entre Teruel-Zaragoza, están paradas las obras hacia Valencia, y todavía no está el estudio funcional del corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo ni tampoco se ha aprobado la declaración de impacto medioambiental de la Autovía Cuenca".

Además, criticó que el gobierno central no supiese contestar a su pregunta de si había comenzado alguna obra iniciativa del PSOE, y "que tan sólo hablen del tren entre Teruel y Cella y la Variante de Alcañiz, proyectos que no han comenzado". Según Blasco, "ni comen ni dejan comer, no hay proyectos nuevos y retrasan los que ya había".

El senador 'popular' presentó el pasado 6 de marzo 20 preguntas por escrito al Gobierno sobre la Autovía Cuenca, el corredor ferroviario Caminreal-Calatayud, el Cantábrico-Mediterráneo, la Alta Velocidad con Valencia y Zaragoza, los descarrilamientos y la pérdida del transporte de mercancías. Por ley, el ejecutivo central tendrá que contestar por escrito en un plazo máximo de mes y medio.