Pastor ensalza "las grandes transformaciones" en el Congreso de Marín y su labor en la construcción de la UE

Ana Pastor antes del discurso de Mauricio Macri en el Congreso
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2017 10:40:25 CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha lamentado el fallecimiento este lunes del socialista Manuel Marín, que fue su presidente de la Cámara entre 2004 y 2008, de quien ha destacado "las grandes transformaciones" que llevó a cabo en la institución, así como su contribución a la construcción de la UE.

En declaraciones a los periodistas antes de asistir a la reunión de la Mesa, Pastor ha asegurado que hoy es un día "muy triste" para el Congreso de los Diputados y para todos aquellos que son y fueron sus compañeros.

SIEMPRE EN PRO DEL DIÁLOGO

Y es que, según ha destacado, además de ser "un gran presidente" de las Cortes Generales, Marín fue una persona "muy cercana y muy humana", y un hombre "erudito" que "siempre buscaba el diálogo y el entendimiento".

Pastor también ha puesto de relieve "las grandes transformaciones" que el socialista llevó a cabo en el Congreso, entre las que ha destacado la incorporación de todos los sistemas informáticos. Pero, sobre todo, ha añadido, Marín contribuyó a la construcción de la Unión Europea.

Por todo ello, la presidenta ha subrayado que es un "honor" que el Congreso acoja este martes la capilla ardiente con los restos mortales de Manuel Marín, quien falleció este lunes después de una larga enfermedad.

PRESIDENTE CON ZAPATERO

Marín, que fue diputado en el Congreso en la legislatura Constituyente de 1977, siendo reelegido en 1979 y 1982, volvió a ocupar un escaño en el año 2000 tras pasar más de un decenio ocupando diferentes responsabilidad en la Comisión Europea.

Tras las generales de 2004 que llevaron al Gobierno a José Luis Rodríguez Zapatero, Marín fue elegido presidente del Congreso. En la Cámara Baja destacó por impulsar proyectos de modernización tecnológica y trató de que actualizar el Reglamento de 1982, pero la fragilidad parlamentaria del PSOE y la polémica por el uso de las lenguas cooficiales dio al traste con el empeño.