Actualizado 17/01/2008 12:45 CET

El patrón mayor evoluciona "favorablemente" en planta tras abandonar la UCI del Hospital Juan Canalejo

A CORUÑA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El patrón mayor del pesquero 'Cordero', que naufragó el martes a unas 20 millas de Cabo Prior, Marcos Antonio Ures García, evoluciona "favorablemente" y permanece ingresado en planta en el Hospital Juan Canalejo de A Coruña tras abandonar la Unidad de Cuidados Intensivos.

Según confirmaron a Europa Press fuentes sanitarias, Marcos Antonio Ures, de 29 años de edad que, aunque está casado en Malpica, es natural de Ponteceso, del municipio de Ribeira, aún permanecerá unos días en el centro hospitalario tras ingresar el martes con un cuadro clínico de hipotermia "leve".

Con respecto a la situación del patrón, fuentes cercanas a la empresa armadora explicaron que el día del naufragio se encontraba "muy nervioso" y en estado de 'shock' por lo acontecido, aunque apuntaron que había mejorado y estaba "más relajado y más tranquilo".

ACTUACION "VALIENTE" DEL PATRÓN.

Precisamente, uno de los armadores del 'Cordero' José María Santiago elogió la profesionalidad del patrón, cuya actuación en el momento del naufragio fue decisiva para que hoy continúen con vida el contramaestre, José Manuel Parada, y otro marinero Hendra Hemoguan, de nacionalidad indonesia.

"Fue muy valiente y fue el último en saltar del barco", relató a en declaraciones a la Radio Galega, recogidas por Europa Press, José María Santiago, quien destacó que fue el primero en responsabilizarse en que todos se pusieran el chaleco salvalvidas.

Los otros dos supervivientes, además de Marcos Antonio Ures García, recibieron a última hora de la mañana de ayer el alta médica, tras permanecer en observación debido a la hipotermia que sufrieron como consecuencia del siniestro del arrastrero.

Ambos han preferido dejar para el lunes que viene su declaración ante la Capitanía Marítima de Vilagarcía --que investiga las causas del naufragio-- y que ayer miércoles los llamó para intentar esclarecer el origen del siniestro, a 30 millas de Cabo Prior (A Coruña) y que que se saldó con un fallecido, Francisco Alboreda Rey, y cuatro desaparecidos: los gallegos Alberto Otero González y José Alfonso Sotelo y otros dos de nacionalidad indonesia.