Pedro Sánchez acompañará al primer ministro sueco en un acto electoral en vísperas de las elecciones del domingo

Pedro Sánchez entrevistado en la Cadena Ser
POOL MONCLOA/FERNANDO CALVO
Publicado 04/09/2018 19:12:20CET

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitará este miércoles en Enkoping (oeste de Estocolmo) a su homólogo sueco, Stefan Lofven y, después de su reunión oficial, le acompañará en un acto electoral, todo ello en vísperas de los comicios del domingo, en los que las encuestas auguran un avance sustancial de la extrema derecha.

Sánchez, que viaja a Suecia para preparar la cumbre europea informal de Salzburgo (Austria) del 20 de septiembre, ha aceptado la invitación de los socialdemócratas suecos, el 'partido hermano' del PSOE, para sumarse a un acto electoral, han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras del encuentro. Aunque los detalles están por cerrar, consistirá previsiblemente una conversación con ciudadanos en una plaza.

El caso es que la cumbre de Salzburgo y las inminentes elecciones suecas tienen un tema en común: la preocupación por la gestión de la inmigración. En Salzburgo se pondrán sobre la mesa las diferentes posiciones europeas sobre la política migratoria y el Gobierno español está trabajando en consensos con quienes son partidarios de soluciones europeas, como son Alemania, Francia, Portugal, Irlanda, Bélgica o Grecia.

La crisis de los refugiados que sacudió la UE en 2015 ha sido también uno de los factores que han alimentado el crecimiento de la ultraderecha xenófoba sueca. En aquella ocasión Suecia recibió a más de 163.000 solicitantes de asilo, la cifra per cápita más alta entre los países de la UE.

Ahora, los sondeos apuntan a que los socialdemócratas suecos mantendrán su liderazgo en las urnas, pero cayendo desde el 31 por ciento actual hasta alrededor del 25 por ciento. La incógnita es, además de comprobar si podrá mantenerse una coalición de izquierda, el avance del partido de extrema derecha Demócratas Suecos, que podría superar el 15 por ciento e incluso superar a los Moderados, situándose como segunda fuerza.

Hasta ahora, el resto de los partidos suecos han mantenido un 'cordón sanitario' hacia los llamados Demócratas, pero si se da el escenario de que tanto el 'bloque' de izquierda como el de la derecha se sitúan en el entorno del 40 por ciento, cualquiera de ellos necesitaría para gobernar, bien su apoyo, bien el de la oposición.

Eso sí, sea cual sea el resultado electoral, en la cumbre del 20 de septiembre será Lofven quien acuda como primer ministro en funciones. Los dos jefes de Gobierno, que tienen prevista una comparecencia de prensa conjunta, abordarán además en su reunión otros asuntos de la relación bilateral y la política europea.