Pedro Sánchez acusa a Rajoy de no ser "una persona decente" y el presidente le dice que es "ruin y miserable"

Actualizado 15/12/2015 0:45:12 CET

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado este lunes al candidato del PP, Mariano Rajoy, de no ser "una persona decente" por los casos de corrupción que han afectado a su partido, una acusación que el jefe del Ejecutivo ha denunciado como "ruin, mezquino y deleznable".

Los dos candidatos han protagonizado un agrio enfrentamiento en el tercer bloque del debate que ha organizado la Academia de la Televisión. El punto de partida era la reforma de la Constitución, pero ha derivado rápidamente hacia la corrupción y sus consecuencias en esta legislatura, con constantes interrupciones y un tono de voz que se iba elevando en ambos candidatos.

El punto álgido ha sido la afirmación de Sánchez de que Rajoy no es una "persona decente", lo que ha provocado la indignación del presidente del Gobierno. "Hasta ahí hemos llegado", le ha cortado Rajoy. "Es una afirmación ruin, mezquina y miserable", calificativos que ha repetido en varias ocasiones, hasta advertirle a Sánchez de que esta sentencia le va a "perseguir toda su vida". "Si está usted desesperado por la situación le ruego que use otro tipo de argumentos. No le puedo aceptar esto".

El dirigente socialista había aludido ya desde el arranque del debate al llamado 'caso Gürtel' y había citado al extesorero del PP Luis Bárcenas nada más comenzar, pero ha recrudecido el tono y las palabras elegidas hasta decirle al presidente que no es una "persona decente", que debió dimitir tras explotar ese caso de corrupción y conocerse el SMS que le envió a Bárcenas, el famoso 'Luis, sé fuerte'.

Y le ha acusado de mentir y de permitir que lo hiciera María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, sobre el despido de Bárcenas; de haber permitido también que se "destruyera a martillazos" el ordenador del extesorero en la sede nacional del PP en Madrid, "rehabilitada con dinero de la caja B", y de haberse ido de vacaciones en 2004 "pagadas por la empresa de Correa", el cabecilla del 'caso Gürtel'.

UNA AFIRMACIÓN QUE PERSEGUIRÁ A SÁNCHEZ

Pedro Sánchez ha seguido elevando el tono y su postura sobre la mesa que le separaba de Rajoy. Y ha advertido de que, si los españoles deciden con su voto que el líder del PP siga en La Moncloa, eso tendrá un "coste" para la democracia y las instituciones españoles. "Porque el presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente y usted no lo es", ha remachado.

"No se lo voy a permitir", le ha respondido Rajoy, que le ha advertido a Pedro Sánchez que podrá perder las elecciones y superar esa derrota, pero no las palabras que había pronunciado. "De lo que no se puede recuperar es de la afirmación ruin, mezquina y miserable que ha hecho hoy aquí", le ha dicho, para advertirle aún más: "Le va a perseguir toda su vida". Y le ha instado a Sánchez a acudir a los tribunales si tiene algo que denunciar. "Lléveme al juzgado", le ha retado.

El presidente ha defendido que tiene el expediente limpio como político --"como mínimo como usted"-- y que en su trayectoria desde una concejalía gallega hasta la presidencia del Gobierno nunca le ha citado un juez. "Ni me acusó nadie de apropiarme nada", ha agregado. "Soy un político honrado", ha sentenciado de nuevo.

SUELDOS Y SOBRESUELDOS

El enfrentamiento entre ambos ha continuado al comparar Pedro Sánchez su sueldo actual como líder de la oposición, de 88.000 euros brutos anuales, con los 240.000 euros que recibía Rajoy "entre sueldos y sobresueldos" cuando ocupaba ese mismo puesto en la pasada legislatura.

"Yo no estoy en política para ganar dinero, lo siento mucho", le ha replicado un molesto Mariano Rajoy, que ha negado haber recibido un sobresueldo "nunca" y que ha reiterado una vez más que es "un político honrado".

"No se lo voy a aceptar. Si está desesperado por la situación le ruego que use otro tipo de argumentos. No le puedo aceptar esto", ha añadido tajante mirando a Pedro Sánchez, quien a su vez le ha respondido: "Lo siento mucho, pero tendrá que escucharlo, es lo que piensa la mayoría de los españoles".

El moderador ha tratado de recondudir el debate hacia el tema inicial, las reformas institucionales y también la situación de Cataluña. Pedro Sánchez ha admitido la importancia de este asunto, pero ha vuelto a la carga y ha señalado que la segunda preocupación de los españoles es la corrupción, "que ha crecido exponencialmente" con Rajoy como presidente del Gobierno.

Rajoy le ha interrumpido en ese punto para recordarle la imputación del secretario general del PSOE gallego, José Ramón Gómez Besteiro, aunque no ha continuado por este camino y ha pedido: "No sigamos con este debate. No le acepto de ninguna manera que me diga que no soy un político honrado", ha reiterado.

Pero a continuación ha recordado el caso de los ERE falsos que se investiga en Andalucía, con 8 exconsejeros de la Junta y dos expresidentes imputados. "No le voy a aceptar que me insulte", le ha lanzado Rajoy a Sánchez. "Le veo muy nervioso. Esto que le digo lo piensan millones de españoles", le ha respondido el líder socialista.

BÁRCENAS, PRESENTE HASTA EL FINAL

Mariano Rajoy ha defendido en ese momento las leyes que su gobierno ha aprobado en esta legislatura contra la corrupción, el refuerzo de la Agencia Tributaria o la reciente oficina de recuperación del dinero defraudado en casos de corrupción.

Y a propósito de esta oficina, ha recordado de nuevo Sánchez al extesorero del PP. "¿Bárcenas ha devuelto lo robado? Primera noticia. ¿Ha devuelto los 40 millones que tiene en Suiza?", le ha preguntado al presidente, que por primera vez en todo el debate ha respondido directamente a un comentario sobre Luis Bárcenas: "Todavía no ha sido juzgado ni condenado".

"Pero diga si lo ha devuelto", ha insistido el secretario general del PSOE. "Si de mi depende, lo va a devolver. ¿Usted ha devuelto lo de los ERE?", ha sido la réplica del presidente, a lo que Pedro Sánchez le ha dicho: "Usted no es libre. No es un presidente libre. Es prisionero de los papeles de Bárcenas".

Mariano Rajoy ha tomado la palabra y ya por última vez, para defender una vez más su honradez --"soy un hombre honrado"-- y dejar claro que la corrupción ha sido para él "un tema muy duro", pero que ha apartado del PP "a todos los que cometieron actos que no debieron cometer". "Yo los puse en la calle", ha dicho.

Para leer más