Actualizado 30/09/2008 19:08 CET

El PNV acusa al Gobierno de incumplir el Estatuto de Gernika y Zapatero le reclama "lealtad" a su "espíritu"

El presidente se muestra dispuesto a abrir un "nuevo tiempo" que haga posible acuerdos y traspasos de competencias

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó hoy al PNV y al Ejecutivo vasco que muestren "lealtad" al "espíritu" del Estatuto de autonomía vasco de 1979, y les reprochó la consulta que quería organizar el lehendakari Juan José Ibarretxe, en respuesta a una pregunta del senador peneuvista Joseba Zubía, que le acusó de no cumplir con los traspasos de competencias que prevé el Estatuto de Gernika.

Zapatero le replicó que, desde que es presidente del Gobierno, la 'lehendakaritza' no le ha planteado apenas cuestiones de traspaso de competencias, sino que sus prioridades han sido "el Estatuto político, que es lo más contrario al Estatuto de Gernika que uno puede reconocer", y el actual proyecto de consulta, "que no respeta ni la Constitución ni el Estatuto".

El jefe del Ejecutivo subrayó que el PSOE reivindica el Estatuto de Gernika "como un gran pacto de convivencia y de autogobierno" y que éste "emana en última instancia de la Constitución y por tanto hay que leerlo, interpretarlo y aplicarlo conforme a la Constitución". "Desde luego excluye iniciativas unilaterales que quieren nada más y nada menos que sobrepasar la Constitución con una consulta, como ha dicho el Tribunal Constitucional", añadió.

En su pregunta, Zubía había advertido a Zapatero de que respetar el Estatuto de Gernika supone "admitir la existencia del pueblo vasco" y también que el propio texto recoge que su aceptación "no implica renuncia a los derechos que le hubieran podido corresponder en virtud de su historia".

Pero además, le reprochó que no se hayan traspasado a la comunidad autónoma vasca competencias previstas en el Estatuto, como el régimen económico de la Seguridad Social, la investigación científica y técnica y las instituciones penitenciarias, alegando que "no es una prioridad" o que "no es oportuno". "Podría llegar hasta 37 ejemplos", añadió.

Así, acusó al Ejecutivo de transmitir la sensación que una ley orgánica como un Estatuto de autonomía puede cumplirse sólo parcialmente y de no haber hecho caso al informe de desarrollo estatutario que aprobó por unanimidad el Parlamento Vasco en 1993, a pesar de que fue "un amplio acuerdo entre vascos".

Por ello, Zubía emplazó al Gobierno "dado que desembarcarán con frecuencia en Euskadi ante la próxima celebración de elecciones", que dejen claro a los vascos que el Ejecutivo central no está cumpliendo con las transferencias "porque no es adecuado".

Zapatero, por su parte, le aseguró que el Gobierno está dispuesto a "mejorar el autogobierno vasco" siempre que sea "en un clima de lealtad y cooperación" y "sin que eso suponga que el Estado tenga que renunciar a competencias".

Una vez más, advirtió de que no tolerará "aventuras que sobrepasen la Constitución y el Estatuto" pero confió en que después de un periodo en el que ha habido "de todo, diálogo y desencuentro", ahora "se abra un tiempo en que predomine el acuerdo y por supuesto el traspaso de competencias". "Esa es mi voluntad", añadió.

Zapatero se refirió sólo a la transferencia sobre I+D, y consideró que sería "una noticia muy satisfactoria" que la negociación se basara precisamente en el Estatuto de Gernika, que asume que el Estado tiene la competencia de coordinar esta política, y a la de políticas activas de empleo, argumentando que no se culmino en la anterior legislatura porque el Gobierno vasco la asoció a otras demandas como el régimen económico de la Seguridad Social.