PNV dice que el CGPJ muestra su "politización y falta de neutralidad" por su intermediación en el debate de la consulta

Actualizado 29/09/2007 20:00:02 CET

Olabarria afirma que el "único conflicto grave" que se está provocando es el que "dimana de las palabras del portavoz del CGPJ"

BILBAO, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PNV Emilio Olabarria afirmó hoy que el CGPJ, con sus críticas a la consulta planteada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, acredita "de nuevo" su "falta de neutralidad política" y denunció su "intermediación desmedida" por entrar en el debate de esta iniciativa.

En declaraciones a Europa Press, se refirió, de esta manera, a las declaraciones del portavoz del CGPJ, Enrique López, quien rechazó la iniciativa de la consulta y precisó los instrumentos con que cuenta el Estado para evitar su realización.

Olabarria calificó de "muy sorprendente la intermediación" en el debate del CGPJ, en el que "no tiene nada que decir". "El CGPJ no es un órgano judicial, es un órgano de Gobierno de los jueces y sus funciones se limitan constitucionalmente a administrar la administración de Justicia y nada más, carece de potestades jurisdiccionales y de potestades para realizar valoraciones jurídicas sobre una propuesta política, salvo informar sobre determinados proyectos de ley", afirmó.

El diputado jeltzale aseguró que "no se debería meter en cuestiones absolutamente ajenas a su competencia", aunque indicó que suelen ser "permanentes" las "penetraciones en ámbitos ajenos".

Asimismo, manifestó que no debería realizar "indicaciones" sobre cuál es la forma de resolver un "eventual conflicto" sobre una consulta, "cuya naturaleza jurídica todavía no está determinada, sólo apuntada por el lehendakari" y "menos hacer reflexiones sobre la legalidad o no de esta consulta".

"Lo que ayer comentó el lehendakari no puede ser objeto de un juicio de legalidad hasta que no se concrete materialmente. Deberían esperar a que se concrete, en qué términos, con qué efectos y en qué circunstancias se va a producir esta consulta. También desde ahí han sido inoportunos", agregó.

Olabarria indicó también que apelar al TC y trasladar al Gobierno cuáles son los mecanismos de actuación ante una consulta es "manifestar una opinión que nadie les ha pedido y que a ellos no les corresponde dar". Por ello, manifestó que es una opinión "carente absolutamente de legitimidad, no sólo jurídica, sino, además, políticamente inoportuna en cuanto produce elementos de crispación al debate político".

El diputado del PNV señaló que el CGPJ va "mucho más allá" de lo que están trasladando en sus declaraciones personas como el presidente del Gobierno central o el ministro de Justicia y está siendo "particularmente beligerante". Asimismo, rechazó que portavoces de algunas de las asociaciones de jueces y magistrados estén también entrando "en un debate que es ajeno a sus competencias"

"Su papel es juzgar y hacer ejecutar lo juzgado mediante la aplicación del ordenamiento jurídico, pero aquí no consta todavía que haya ninguna vulneración del ordenamiento jurídico, no se puede anticipar que lo va a haber porque todavía los términos jurídicos de esa consulta están sin concretar y no se pone uno la venda antes de recibir la pedrada", manifestó.

Olabarria insistió en que el CGPJ ha demostrado nuevamente su "manifiesta politización" y su "falta de neutralidad política, que es una exigencia constitucional".

"Estas declaraciones carecen de legitimidad porque no entra dentro de sus competencias y son terriblemente desafortunadas. El CGPJ, sin hacer lo que tiene que hacer, que es administrar correctamente el Poder Judicial, sin embargo hace muy mal lo que no debe hacer, que es entrar en debates políticos que no tienen una concreción jurídica definida, manifestando incluso fórmulas de 'neutralización' de la consulta, lo que sería algo más grave, la intromisión o la atribución de competencias impropias", agregó.

Olabarria señaló que eso sí podría constituir un "conflicto" entre instituciones que "debería analizarse con cuidado cómo se resuelve". "La penetración del Poder Judicial, manifiestamente ilegítima e indicando fórmulas de neutralización de algo cuya concreción jurídica no se conoce todavía, es algo más que una actuación torticera desafortunada, puede ser una presión contra otras órganos u otros poderes del Estado para los cuales sí que hay una prohibición expresa de pronunciamiento por parte de no sólo de la Constitución, sino de la Ley Orgánica del Poder Judicial", dijo.

Por ello, afirmó que el "único conflicto constitucional, por ahora grave" que se está provocando "es el que dimana de estas manifestaciones del portavoz del CGPJ".