Podemos forzará un referéndum si se cambia la Constitución para eliminar aforados

SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO EN EL CONGRESO
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 17/09/2018 17:43:45CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Podemos mantiene su intención de forzar un referéndum en el caso de que llegue a buen puerto la reforma de la Constitución anunciada este lunes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destinada a limitar el aforamiento para los miembros del Ejecutivo, los diputados y los senadores.

La formación morada es partidaria de eliminar los aforamientos políticos, pero considera, que si se abre la reforma de la Constitución, ésta debe ser más amplia y servir, por ejemplo, para blindar los derechos sociales. Y también plantea la revisión del aforamiento del Rey Emérito.

La modificación de los artículos 70 y 102 de la Carta Magna, que son los que regulan el fuero de los parlamentarios nacionales y los miembros del Gobierno no requiere ser ratificada en un referéndum, pero Podemos siempre ha mantenido que cualquier cambio en la Constitución debe pasar por las urnas.

BASTA CON 35 DIPUTADOS

Para someter a referéndum un retoque en la Constitución, basta con que lo pidan 35 diputados, una cifra que Unidos Podemos rebasa con creces (tiene 67 escaños) y que, según han explicado fuentes del partido a Europa Press, están decididos a utilizar. El 2011, cuando PP y PSOE reformaron de urgencia el artículo 135 de la Constitución sobre la estabilidad presupuestaria no se alcanzaron esas firmas, pero entonces Unidos Podemos no existía.

Hace casi dos años Podemos ya rechazó una reforma exprés de la Ley de Leyes para reducir aforados políticos y exigió que se debatiesen más cambios y que, al final, se celebrase un referéndum, fuera o no legalmente exigible.

De esta forma el partido morado echaba por tierra la idea de Ciudadanos de que los cuatros grandes partidos acordasen una modificación puntual de la Carta Magna para poner fin a los aforamientos de diputados, senadores y miembros del Gobierno.

Entonces los de Pablo Iglesias señalaban que la ley de leyes necesita una reforma general que, como toda modificación, debía ir acompañada de un referéndum y que si se abría el "melón de la Constitución" debería ser también para, por ejemplo, revertir la reforma de 2011, la relativa a la estabilidad presupuestaria.

"No se puede volver a hacer una reforma de espaldas a la ciudadanía", apuntaban, recordando que la Constitución prevé que 35 diputados puedan forzar un referéndum constitucional sobre una reforma de la Carta Magna, un mínimo que Podemos y sus socios duplican ahora.