Actualizado 28/02/2022 18:52

Un policía atrapado en Odesa con su mujer ucraniana pide ayuda: "Estamos bien de momento, pero queremos salir"

Un agente de la Policía Nacional y su mujer piden ayuda para salir de Ucrania desde Odesa, donde se encontraban visitando a familiares
Un agente de la Policía Nacional y su mujer piden ayuda para salir de Ucrania desde Odesa, donde se encontraban visitando a familiares - JUPOL

En directo | Crisis en Ucrania

Su sindicato, JUPOL, ha pedido la mediación del Gobierno tras no poder abandonar el país al no figurar entre los españoles residentes

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un policía español sorprendido por la invasión de Rusia cuando visitaba en Odesa a la familia de su mujer ucraniana ha pedido ayuda en las últimas horas para abandonar Ucrania, donde se encuentran desde el pasado 1 de febrero. "Estamos bien de momento, pero queremos salir", señala en conversación telefónica con Europa Press, añadiendo que contactaron con la Embajada española pero que, de momento, no le han dado una solución al no figurar en el listado de residentes.

El agente es José María M., policía nacional destinado en la Jefatura de la Comunitat Valenciana. Tanto él como su mujer, Sandra, que es reservista con formación militar en Ucrania --lo que entiende que podría ponerla en peligro--, tenían un billete para volar de vuelta a España el 26 de febrero, sábado, pero la madrugada de dos días antes sus planes se truncaron drásticamente por la invasión militar de Rusia.

Desde entonces se encuentran a refugio con familiares de su mujer en una vivienda en Odesa, una ciudad costera al sur de Ucrania, a unos 200 kilómetros de la frontera de Moldavia y a unos 500 kilómetros de la capital, Kiev. "La ciudad está tranquila pero se escuchan sirenas a menudo por la activación de las defensas antiaéreas, así como explosiones lejanas en el mar y en la periferia de Odesa", señala José María M.

A LA ESPERA DE LAS AUTORIDADES ESPAÑOLAS

José María M. comenta que contactó el día 24 con la Embajada de España en Kiev y que fue atendido por un funcionario, que les explicó que no podían ser evacuados del país porque no figuraban como residente y, por tanto, inscrito entre el personal residente en Ucrania, un país al que llegaron como turistas el pasado 1 de febrero, cuando había "noticias contradictorias" sobre la intervención militar.

Asegura que tiene constancia a través de un grupo de Telegram de que al menos otros cinco o seis españoles están en su misma situación. José María M. también tiene informado a su superior en la Jefatura de la Comunitat Valenciana, así como a su sindicato, JUPOL --mayoritario en la Policía Nacional--, que añade desde Madrid que están haciendo gestiones para ayudar a su compañero.

José María M. conoce las noticias sobre los dos convoyes que el fin de semana evacuaron a los españoles inscritos residentes en Ucrania, incluyendo a la embajadora, así como que en la frontera con Polonia permanece varios agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) por si tienen que prestar ayuda a más ciudadanos.

LOS SUPERMERCADOS ABREN Y HAY TOQUE DE QUEDA

Mientras esperan una respuesta de las autoridades españolas, él y su pareja se encuentran en un bloque de viviendas cerca del centro de Odesa, una ciudad portuaria a orillas del Mar Negro. Disponen de sótano y también de refugio antiaéreo.

"Estamos en una situación de calma tensa, los supermercados abren y hay toque de queda a partir de las siete, por lo que cuando anochece es mejor no salir a la calle, ya que hay noticias sobre civiles con armas, al parecer saboteadores", explica en conversación con Europa Press. También saben que hay trenes gratuitos para desplazarse por el país, pero lo que le comentan es que sólo pueden subir mujeres y niños.

La carreteras no son seguras y no tienen coche propio para poder desplazarse, aunque apunta que la frontera con Polonia --donde se encuentran los GEO de la Policía Nacional-- está a unos 1.000 kilómetros de Odesa. "Hay noticias de militares rusos y tanques en diferentes puntos a la salida de la ciudad, así como de controles", lamenta, aunque subraya que, al menos por ahora, la situación dentro de la ciudad es relativamente tranquila.

Desde JUPOL remarcan que han intensificado los contactos con la Dirección General de la Policía Nacional y las autoridades con responsabilidad en Asuntos Exteriores para tratar de acelerar el regreso a España de este oficial y su pareja. De forma pública, este lunes han pedido ayuda en su cuenta oficial de Twitter, con apelación directa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

"Nuestro compañero José María se encuentra actualmente en Odesa, Ucrania, junto a su mujer ucraniana Sandra. La Embajada en Kiev no le dio solución alguna por estar inscrito, les han dejado abandonados. Solicitamos ayuda urgente", ha pedido JUPOL en esta red social.

La escalada de tensión llevó a que el Ministerio de Asuntos Exteriores recomendara el pasado 12 de febrero evitar los viajes a Ucrania y que los españoles que se encontraran en este país lo abandonaran, ante la previsión de un ataque militar de Rusia, lo que ocurrió formalmente el 24 de febrero.

Más información