Actualizado 07/11/2007 22:44 CET

La Policía incauta documentación sobre el TAV, otra perteneciente a Batasuna y propaganda de ANV en San Sebastián

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los registros practicados la pasada madrugada en varios barrios de San Sebastián han permitido a la Policía incautarse de documentación sobre las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) que aún está siendo analizada, así como otra relativa a la ilegalizada Batasuna y propaganda de Acción Nacionalista Vasca (ANV), informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Aunque las obras, que ya se han iniciado y está previsto que finalicen en 2013, no han sido atacadas directamente por los terroristas urbanos, la pasada medianoche un grupo de desconocidos incendió una máquina retroexcavadora en Mondragón (Guipúzcoa) que pertenece a una empresa que trabaja en las obras de construcción del TAV, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

Las Fuerzas de Seguridad temen que ETA centre su estrategia en un futuro próximo a atacar el desarrollo de la conocida como 'Y vasca', al menos en un principio, a través de la 'kale borroka'. De hecho, las vías férreas en funcionamiento en País Vasco han sufrido la violencia callejera en al menos 16 ocasiones este año. En algunos de ellos, los realizados con motivo de jornadas en apoyo a los presos de ETA y a organizaciones ilegalizadas del MLNV, habrían participado los 11 detenidos en San Sebastián entre el pasado día 30 y hoy.

La documentación hallada hoy sobre el TAV no es la primera que se encuentra en poder de los jóvenes radicales, la Guardia Civil ya intervino material propagandístico a dos menores vinculados a Segi en la localidad navarra de Beriain. Las fuentes consultadas recuerdan lo acaecido con las obras de la autovía de Leizarán, que sufrieron múltiples sabotajes, llegando la organización terrorista ETA a asesinar a tres personas relacionadas con el trazado, hasta el final de su construcción en mayo de 1995.

CAPUCHAS Y COHETES

Además, en los registros se han encontrado capuchas, bengalas y cohetes, elementos utilizados habitualmente en los ataques de terrorismo urbano, así como monos blancos y caretas, usados frecuentemente en las manifestaciones. También se han incautado varias CPU, dos ordenadores portátiles, vídeos, DVDs y serigrafías de presos.

Asimismo, los policías han hallado abundante propaganda de SEGI, entre la que se encuentran boletos para su financiación. De hecho, Interior da por desarticulada la estructura de la organización ilegalizada en San Sebastián con las cuatro detenciones de hoy y las siete practicadas el pasado 30 de octubre.

Los presuntos terroristas urbanos tenían planes de realizar atentados mediante la confección y lanzamiento de artefactos explosivos e incendiarios contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, edificios oficiales, sedes de partidos políticos, entidades bancarias y de ahorro, estaciones y unidades de ferrocarril, transportes públicos y mobiliario urbano, según Interior.

Los siete detenidos el día 30 --cinco en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska--, sumados a los cuatro de hoy y a aquellos que pudieran haber eludido la acción policial desde la primera fase de la operación, estaban reestructurando SEGI en Donosti y había tomado el relevo en la dirección del terrorismo callejero en la ciudad desde que fuera detenido Oier Lorente en 2005, antiguo dinamizador de los sabotajes en la capital guipuzcoana, precisaron a Europa Press fuentes de la investigación.

Asimismo, se les considera autores de varias quemas de autobuses urbanos, en diciembre de 2006 y agosto de 2007, así como de la organización y participación en los disturbios posteriores a manifestaciones ilegales convocadas por Batasuna, Askatasuna y SEGI, así como los organizados en respuesta a detenciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en 2006 y 2007, concretamente tras la detención de Joseba Alvarez.