Actualizado 30/06/2007 21:05 CET

La Policía inspeccionó durante el registro del aeropuerto de Ibiza una mochila con efectos personales y un paquete vacío

PALMA DE MALLORCA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policía inspeccionó hoy durante el registro del aeropuerto de Ibiza una mochila sospechosa, que tan sólo contenía efectos personales, y un paquete, que resultó estar vacío, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno en Baleares.

Alrededor de las 12.00 horas, un comunicante anónimo alertó a la DYA y al diario 'Gara' de la colocación de un artefacto en el citado aeropuerto especificando que iba explosionar "en 45 minutos". Casi simultáneamente, otra voz anónima llamó al 'Diario de Mallorca' para dar constancia de este mismo aviso.

De forma inmediata, desde la Delegación del Gobierno de Baleares se puso en marcha el operativo oportuno para el desalojo del aeropuerto, que se realizó en unos 10 minutos, "en un clima de tranquilidad y colaboración por parte de los trabajadores y los usuarios del aeropuerto".

Durante el dispositivo, los agentes detectaron a las 14.15 horas la existencia de un paquete depositado en una papelera en el aparcamiento de la zona reservada a los vehículos de alquiler. Sin embargo, los perros especialistas no lo señalaron como explosivo, por lo que se utilizó el robot de desactivación de explosivos a distancia, que comprobó que se trataba de una caja de zapatos vacía.

En su funcionamiento, el robot emite ciertos sonidos que han podido ser confundidos con una deflagración. Ello explicaría que varios testigos presenciales informaran que habían escuchado una explosión de escasa potencia.

Posteriormente, sobre las 14.35 horas fue localizada una mochila en la zona del aparcamiento que, por prevención, fue detonada sin hallar en su interior más que efectos personales.

"FALSA ALARMA"

Después del exhaustivo registro de todas las dependencias aeroportuarias, se concluyó que se trataba de "una falsa alarma", señalaron las mismas fuentes. Fuentes del Ministerio de Interior confirmaron a Europa Press sobre las 15.00 horas los mismo hechos.

Así, poco a poco los trabajadores y personal de seguridad se fueron reincorporando a sus puestos y escalonadamente se permitió la entrada de los pasajeros en la terminal.

El tráfico aéreo fue cerrado a las 12.49 horas y reanudado a las 15.05 horas. La terminal fue reabierta a las 16.05 horas. El cierre del aeropuerto afectó inicialmente a nueve vuelos con origen en Eivissa y a otros 28 con destino a la isla, 12 de los cuales han debido ser desviados a otros aeropuertos.

Durante toda la tarde ha seguido en funcionamiento el dispositivo de atención a las personas que se encontraban en el aeropuerto afectadas por las cancelaciones y los retrasos derivados del cierre.

OPERATIVO DE ATENCIÓN

Mientras se procedió al desalojo, se articuló un operativo para atender a las personas desalojadas en el que han participado tres unidades del 061, 2 unidades de la Dirección General de Emergencias, dos ambulancias de la Cruz Roja y dos autobuses por si hubiera sido necesario el traslado de personas.

Igualmente, se instaló una carpa donde se ubicó el Mando Avanzado Médico para atender las posibles urgencias. Se ha atendido a unas 25 personas con problemas leves, en su mayoría causados por el calor.

Asimismo, se formuló un preaviso al Recinto Ferial para poder usar sus instalaciones en caso de que hubiera sido necesario. Un total de 50 voluntarios de Protección Civil también participaron en la atención a las más de 4.000 personas que se vieron afectadas por el desalojo.

Fueron desplazados hasta las instalaciones portuarias 50 miembros de la Guardia Civil así como 20 de la Policía Nacional. Al mismo tiempo, desde Palma fue trasladado en helicóptero un perro especializado en la detección de explosivos que se sumó al que ya realizaba estas acciones desde el primer momento.

COORDINACIÓN DE TODAS LAS POLICÍAS

La operación fue coordinada desde la Delegación del Gobierno, con la participación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como con la Delegación Insular de Eivissa y en contacto permanente con la Secretaría de Estado de Seguridad y el Centro de Emergencias de Presidencia del Gobierno. El presidente del Govern en funciones, Jaume Matas, fue informado puntualmente por el delegado del Gobierno, Ramon Socias.