Actualizado 22/02/2008 13:41:02 +00:00 CET

PP acusa al alcalde de Parla de preparar la agresión a cargos del PP con dosis de "tensión"

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP de Madrid y consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados, afirmó hoy que la agresión que sufrió esta mañana, junto con el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, en Parla fue preparada por el secretario general del PSM y alcalde de la localidad, Tomás Gómez.

"He recibido una dosis de talante en el Hospital de Parla, una dosis de tensión, buen rollo, tolerancia y dramatismo. He recibido lo que nos había preparado el alcalde de Parla, la España de la crispación; tensión y agresión continua por parte de los que consideran que tienen que pasar a la violencia", manifestó. "Ha sido un espectáculo bochornoso que he vivido", añadió.

"Por decirlo suavemente lo que había ahí era un comité de recepción compuesto por 150 energúmenos que han intentado agredir tanto a Güemes como a mí mismo. Ha habido zarandeos e insultos de todo tipo", expuso.

Asimismo, Granados dio la enhorabuena a los vecinos de Parla y alrededores, que cuentan "con un hospital de primer nivel gracias a la decisión de la presidenta Esperanza Aguirre, ya que a nadie se le había ocurrido antes".

RESPONSABILIZA A TOMÁS GÓMEZ

El consejero de Presidencia responsabilizó al alcalde de Parla de los sucedido hoy en su municipio y de "la escasa diligencia" con la que ha actuado la Policía local para velar por resolver la situación y por la seguridad de las personas.

"Los agentes locales han llegado después de un buen rato sin querer intervenir. Luego han venido las unidades de antidisturbios de la Policía Nacional que han controlado la situación", dijo Granados.

Asimismo, explicó que lo que estaba previsto hacer hoy en Parla era simplemente visitar el nuevo Hospital para saludar a los profesionales que empiezan a trabajar allí, una vez que ayer Tomás Gómez "rehusó a ir a pesar de haber estado invitado y se negó a que hubiera inauguración".

El consejero de Presidencia señaló que este acto es fruto del "talante que pregona en público el presidente del Gobierno y que luego en privado se convierte en la tensión y el dramatismo que el PSOE le quiere poner a esta campaña". "Hoy nos ha tocado a nosotros como a otros compañeros del PP les ha pasado otros días", indicó.

Además, indicó que "posiblemente" las pancartas de recibimiento que sostenían los exaltados han sido fabricadas "en las sedes del PSOE" porque, según mantuvo, "la gente no llega por generación espontánea a la puerta de un hospital, ni se fabrican las pancartas si no hay medio ni infraestructuras".

"Lamento que esta situación se de en Madrid y que lo único que deje Zapatero en cuatro años sea crispación, violencia, división e intolerancia de quien cree que los que tienen en frente no son adversarios políticos, sino enemigos", aseveró.

El consejero recalcó que solo le habían zarandeado, agradeció a sus servicios de escoltas que "ha funcionado a la perfección" la labor realizada "porque si no podría haber recibo estopa de verdad". Además, afirmó que de momento nadie del PSOE se ha puesto en contacto con él para solidarizarse y anunció que sopesará con la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, interponer una denuncia por lo sucedido.

Finalmente, subrayó que entre los exaltados había portavoces de CC.OO. y gente a la que "nadie había convocado, por causalidad". "Gracias a que pudimos conocer la situación con antelación y avisar a la presidenta para que entrara por la puerta lateral y no sufriera este bochorno", concluyó.