Actualizado 30/09/2008 22:20 CET

PP y BNG advierten de que la nacionalidad sólo se podrá otorgar a nietos de exiliados políticos y no a todos

El PSdeG dice que el acceso a la nacionalidad de todos los nietos de emigrantes se "recoge perfectamente"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

PPdeG y BNG advirtieron hoy de que la nacionalidad española sólo se podrá otorgar a los nietos de emigrantes por razones políticas puesto que, según señalaron, la Ley de la Memoria Histórica concede este derecho a los nietos de los exiliados. Por contra, el PSdeG rechazó esta interpretación y aseguró que todos podrán acceder a la nacionalidad.

De este modo se pronunciaron los grupos parlamentarios durante el debate de una proposición no de ley promovida por el PP con la intención de que el Gobierno central adopte las medidas necesarias para que el término 'exiliado' utilizado en la Ley de Memoria Histórica alcance a todas las personas que se separaron o desvincularon del territorio nacional por razones ideológicas, sociales, económicas o de índole similar.

La diputada socialista Marisol Soneira apeló a la primera acepción del diccionario de la Real Academia Española (RAE), que define exilio como "separación de una persona de su tierra", para asegurar que la interpretación de la normativa puede ser expansiva y que el acceso a la nacionalidad de todos los nietos de emigrantes se "recoge perfectamente" en la disposición adicional séptima de la Ley de la Memoria Histórica.

Por contra, el nacionalista Iago Tabarés utilizó otras definiciones de la RAE y de otros diccionarios que se refieren al exilio como "expatriación política". Con esta opinión coincidió el popular José Manuel Castelao Bragaña, que se mostró convencido de que la Ley de Memoria Histórica no va a garantizar a todos los nietos de emigrantes el derecho a la nacionalidad española.

SIN DISCRIMINACIONES

"Arrieros somos y en el camino nos encontraremos", dijo a la diputada socialista y, frente a eso, rechazó "discriminaciones". "Si hay un derecho tiene que ser para todos y de momento la ley no apunta a eso", justificó.

En cualquier caso, la proposición no de ley del PP, que se votará mañana, fue rechazada tanto por el PSdeG como por el BNG, aunque por razones diferentes, ya que no se pusieron de acuerdo sobre cuando debe regularse al acceso a la nacionalidad española.

Así, el diputado nacionalista, aunque defendió una nacionalidad "generosa y en términos amplios" para todos los emigrantes, señaló que su ampliación a la tercera generación podría duplicar el censo de electores gallegos en el exterior, actualmente en más de 300.000 personas. Por eso, indicó que "en términos democráticos" no se debe adoptar esta medida sin antes "racionalizar el voto exterior" para que se pueda votar en urna.

Pese a los "miedos" de los nacionalistas, Soneira replicó que es "importante" que los emigrantes tengan la ciudadanía gallega, porque, de este modo, "un pequeño país como este puede proyectarse en el mundo".

ÓRDAGO A TOURIÑO

Castelao Bragaña inició su intervención dirigiéndose al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, que se encontraba en el hemiciclo, para pedirle que se comprometa "seriamente" tanto con este tema como con la reforma electoral para que los emigrantes puedan votar en urna.

"Quisiera subirme algún día esta tribuna para poder agradecerle que haya sido el autor de estas reivindicaciones", proclamó el único diputado emigrante de la historia de la comunidad gallega, y abogó por que los residentes en el exterior sientan "a lo lejos" el respaldo de Touriño en estos asuntos, algo que Soneira dio por probado en su intervención posterior.