Publicado 25/02/2021 13:53CET

PP y Cs ven falta de concreción en la Estrategia de Acción Exterior para paliar la pérdida de peso de España

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya
La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

Los grupos nacionalistas piden que se predique con el ejemplo en la defensa de los DDHH a nivel interno

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

PP y Ciudadanos han reprochado la falta de concreción y de propuesta de medidas concretas para mejorar la imagen de España en el exterior en la propuesta de Estrategia de Acción Exterior que ha presentado este jueves la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ante la Comisión de Exteriores del Senado.

Como ya ocurriera hace una semana en el Congreso de los Diputados, desde la oposición se ha coincidido en la pérdida de peso y el deterioro de la imagen de España, atribuyendo en gran medida esta circunstancia a las declaraciones y actuaciones del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

En opinión de la portavoz del PP en la comisión, Pilar Rojo, "es imposible que España obtenga un papel más relevante" si está siendo "boicoteada desde dentro del Consejo de Ministros" con un vicepresidente que "trabaja sin descanso para atacar nuestros intereses en la escena internacional".

Además, ha advertido que los disturbios de los últimos días durante las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hásel han generado "honda preocupación en el ámbito internacional" donde no se entiende qué está pasando para que "una parte del Gobierno esté alentando los disturbios".

La portavoz popular ha echado en falta en el documento que "más allá de compromisos y declaraciones" no se especifica "qué acciones con sus calendarios correspondientes se van a poner en marcha para conseguir más influencia" de España, así como que se incluyan indicadores que permitan evaluar si los objetivos se cumplen.

Esta cuestión también ha sido puesta en relieve por el portavoz de Ciudadanos, Emilio Argüeso, que ha pedido igualmente a González Laya que la estrategia vaya acompañada de una memoria económica en la que se especifiquen las partidas concretas, algo que la ministra ya ha adelantado que así ocurrirá cuando se presente el documento final.

FALTA DE ACCIONES CONCRETAS

Argüeso ha incidido en que en el texto "escasean las acciones concretas" sin que se detalle "cómo o con qué medios" se van a cabo lo planteado que, en su opinión, es más una "declaración de intenciones grandilocuente".

Ante estas críticas, la ministra de Exteriores ha sostenido que sí que hay medidas concretas especificadas y ha resaltado que lo que se está proponiendo es "un contrato" cuyos resultados habrá que medir una vez se ponga en marcha pero no antes. "No anticipemos qué vamos a cumplir antes de darnos la oportunidad de hacerlo", ha reclamado.

PP y Ciudadanos han coincidido en que la política exterior debe ser una política de Estado, algo con lo que también se ha mostrado de acuerdo González Laya, y han pedido más consenso. En opinión del portavoz de Cs, hacen falta "acuerdos trasversales entre Gobierno y oposición", de ahí el que haya afeado que no haya habido contacto previo con los grupos en el Senado en la elaboración de la Estrategia, algo que también ha reprochado Rojo.

Por su parte, el portavoz del Grupo Mixto y senador de Vox, José Manuel Marín, ha reivindicado la necesidad de "devolver a España al lugar en que debe estar tanto a nivel mundial como europeo" y ha criticado particularmente la propuesta del Gobierno de una política exterior feminista. "¿Qué es eso? La política exterior no es feminista ni masculina", ha sostenido, subrayando que su partido no considera que "el feminismo sea uno de los principales intereses de España".

González Laya ha expresado su disentimiento frente a dicha afirmación, subrayando que también Francia, Canadá, México o Suecia han adoptado una política exterior feminista y que la igualdad efectiva y real está recogida por la Constitución, además de ser una de las metas fijadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Además, Marín ha reprochado al Gobierno que no haya sabido aprovechar la salida de Reino Unido de la UE para asumir más liderazgo a nivel europeo y para reivindicar la soberanía sobre Gibratar, aspecto en el que también han coincidido los populares.

REALIDAD INTERNA ESPAÑOLA

Desde los partidos nacionalistas, las críticas a la Estrategia de Acción Exterior han estado centradas en cómo se presenta la actual situación de España en el documento.

En opinión del senador de Junts y portavoz del Grupo Nacionalista, Josep Lluis Cleries i González, es un "autoengaño" y el Gobierno asume un "multilateralismo postizo" y solo "de cara a la galería" promoviendo los Derechos Humanos y la democracia en el mundo mientras "tiene presos políticos y exiliados políticos".

Además, ha denunciado que España lidera el ránking de países con artistas encarcelados, haciendo mención expresa de Hasél. En este sentido, González Laya se ha mostrado tajante en que "en nuestro país no se encarcela a los artistas por cantar" sino que el rapero "tiene condena por enaltecimiento del terrorismo y también por injurias".

La ministra ha procedido a leer algunas frases de las letras del rapero, defendiendo que por afirmaciones como las suyas en otros países como en Francia o en Alemania también hay músicos encarcelados. "No se castiga por cantar sino porque en las letras de esas canciones hay claramente incitaciones al terrorismo", ha recalcado.

Por su parte, el senador del PNV Luis Jesús Uribe-Etxebarría ha reivindicado que si España quiere servir de "ejemplo y modelo" de gestión de la diversidad en el mundo debería empezar por resolver "conflictos de naturaleza política" como el vasco o el catalán mediante el diálogo y el acuerdo.

También se ha referido a esta cuestión el senador de Bildu Gorka Elejabarrieta, destacando que en otros estados plurinacionales "más democráticos" la tendencia para resolver cuestiones como estas es la dialogada y mediante referéndum, en referencia al caso de Escocia y subrayando que el Ministerio de Exteriores podría ayudar a traer dichas prácticas a España. "Es muy difícil jugar un papel más relevante a nivel internacional sin tener los deberes hechos", ha valorado.

Así las cosas, la ministra ha defendido que el trabajo por la reputación de España no es "responsabilidad exclusiva del Gobierno, sino que es un trabajo conjunto de todos los actores" del país. En este sentido, ha asegurado que su comparecencia no es un "mero trámite" y que el Gobierno tiene la intención de incorporar o modificar algunas de las cuestiones planteadas por los grupos parlamentarios.