El PP vasco defiende la foralidad constitucional y el Concierto como herramientas para Euskadi en una España fuerte

Publicado 13/09/2019 17:26:23CET
El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso
El presidente del PP vasco, Alfonso AlonsoEUROPA PRESS - Archivo

Llama a recuperar el terreno perdido y recuerda que la idiosincrasia de cada comunidad "no es una amenaza" sino algo que "enriquece"

BILBAO, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular del País Vasco defiende la foralidad constitucional y el Concierto Económico como herramientas para una "Euskadi fuerte, en una España fuerte". Además, se reivindica como "dique de contención" al nacionalismo que se "apropia de las características propias de las comunidades autónomas para sus proyectos soberanistas".

Así se recoge en la Comunicación Política que los populares vascos presentan a la Convención que celebran este fin de semana en Vitoria, en la que insiste en su defensa de la foralidad dentro de la Constitución "que no puede admitir una rebaja en su contenido ni mucho menos su sustitución por opciones centralizadoras o destructoras de sus instituciones y sus grandes acuerdos y pactos".

Por otro lado, se muestra orgulloso de su historia al servicio de las libertades de los ciudadanos vascos y del conjunto de los españoles y recuerda que "durante décadas" ha plantado cara a los terroristas de ETA, "sin doblegarse jamás", denunciando a diario la voluntad "mafiosa y totalitaria" de la banda terrorista, combatiendo su proyecto "criminal" y dando voz en la calle, en los medios y en las instituciones a "cientos de miles de ciudadanos a quienes se quiso callar o expulsar de su tierra".

La Comunicación Política del Partido Popular vasco está estructurada en siete apartados: Memoria; España; Nacionalismos; Arraigo/libertad/foralidad; Cultura y Educación en Libertad; Liberalismo humanista y social; y Reformismo.

SOSTIENE QUE LA "AMENAZA HOY" SON LOS NACIONALISMOS

En su defensa del constitucionalismo frente al nacionalismo, apela a la necesidad de "recuperar el terreno perdido en una comunidad autónoma que necesita un referente del constitucionalismo que diga alto y claro, y sin remilgos, que defender los intereses del País Vasco es defender los intereses de España".

De esta forma, se recuerda que la idiosincrasia de cada comunidad autónoma "no es una amenaza", sino algo que "enriquece el patrimonio cultural de todos los españoles. "La amenaza hoy son los nacionalismos que intentan apropiarse de esas características propias, solo para alimentar proyectos soberanistas", señala, por lo que reafirma su rechazo a cualquier tipo de proyecto nacionalista.

En materia de Foralidad, señala que el PP vasco, de la mano del PP nacional, ha venido defendiendo las instituciones vascas, el Concierto Económico y la foralidad a lo largo de su historia. "Los Conciertos Económicos implantados en 1878 terminaron siendo la reserva de la tradición foral que había caracterizado a Álava, Vicaya y Guipúzcoa. Son anteriores al nacionalismo vasco", indica.

En este sentido, asevera que la defensa de la foralidad constitucional y del Concierto Económico son las "mejores herramientas para desarrollar una Euskadi fuerte en una España fuerte".

Según señala el documento, "la foralidad nos une a los alaveses, vizcaínos y guipuzcoanos entre nosotros y a este conjunto de vascos con el resto de España. Quienes desde el nacionalismo o desde otras opciones pretenden neutralizarla o sustituirla por otra forma de organización arriesgan la pervivencia política del propio País Vasco".

ESTATUTO DE GERNIKA

En su documento, el Partido Popular mantiene su defensa "clara y rotunda" del Estatuto de Guernica de 1979, "el mejor freno ante proyectos de ruptura y división promovidos por el soberanismo y el independentismo", de la foralidad dentro de la Constitución, del Concierto Económico, del autogobierno y de las instituciones territoriales vascas.

"Creemos que la defensa activa de la soberanía nacional va unida al reconocimiento de la diversidad de los territorios de España", indica, para añadir que no quieren ser "vascos que reniegan de España y de su historia, ni españoles que reniegan de Euskadi y sus especificidades".

Respecto a la foralidad, el PP vasco cree "perfectamente posible, y así es en la actualidad", el reconocimiento de la Juntas Generales, las Diputaciones Forales y el Gobierno Vasco, dentro de la democracia y la Constitución españolas. "Nuestra defensa de las especificidades de los territorios vascos no se basa en mitificar características culturales o identitarias, sino en resaltar la foralidad como garante de la libertad colectiva de nuestro pueblo a través de realidades tangibles y en instituciones y legislaciones fruto de la voluntad democrática de los ciudadanos", precisa.

En este sentido, considera que la defensa de la foralidad constitucional, del Concierto Económico y de las instituciones territoriales vascas son las "mejores herramientas para que el potencial político y económico de Euskadi se desarrolle, por dos razones: porque una Euskadi fuerte significa una España fuerte; y porque la hoja de ruta del nacionalismo aboga por destruir el régimen foral para construir un Estado vasco independiente".

Por ello, sostiene que "quienes desde el nacionalismo o desde otras opciones pretenden neutralizarla o sustituirla por otra forma de organización, arriesgan la pervivencia política del propio País Vasco". "La foralidad es una seña de identidad para el PPP vasco, que no puede admitir una rebaja en su contenido y mucho menos su sustitución por opciones centralizadoras o destructoras de sus instituciones y sus grandes acuerdos y pactos", agrega.

Asimismo, advierte de que la foralidad de los territorios vascos se expone actualmente a "graves amenazas". "De una parte, la banda terrorista ETA, sus apoyos políticos y sus sucesores han querido siempre liquidarla, mientras el nacionalismo vasco aspira a manipularla para construir una nación centralizada, uniforme y dotada de soberanía", lamenta, para añadir que desde otros ámbitos, en la izquierda, se propugna "abiertamente desapoderar a las instituciones forales y trasladar sus capacidades a las instituciones comunes".

En definitiva, concluye que la defensa de la foralidad dentro de la Constitución, del Concierto Económico y de las instituciones territoriales vascas son las "mejores herramientas para que el potencial político y económico de Euskadi desarrolle sus mejores facetas y para dejar en evidencia las incongruencias del proyecto nacionalista".

MEMORIA Y LIBERTAD

Por otra parte, el PP vasco defiende su trayectoria de servicio a las libertades de los ciudadanos vascos y del conjunto de los españoles, por haber plantado cara a los terroristas de ETA, "sin doblegarnos jamás, denunciando a diario su voluntad mafiosa y totalitaria, combatiendo su proyecto criminal y dando voz en la calle, en los medios y en las instituciones, a cientos de miles de ciudadanos a quienes se quiso callar o expulsar de su tierra".

En este sentido, reafirma su compromiso con las víctimas del terrorismo y su "profundo significado político" y resalta que "a todos les mató la misma idea de odio". Además, denuncia que la izquierda abertzale está empeñada en una estrategia de "exculpación" y "justificación" del papel histórico de la banda terrorista, al tiempo que critica el "ejercicio de contextualización y equidistancia" al que se han sumado otras formaciones políticas.

"Si validamos que el pluralismo se puede construir junto a intolerantes orgullosos de serlo, estaremos alentando el empobrecimiento moral de la sociedad vasca", advierte.

DEFIENDE LA CENTRALIDAD

Por otro lado, el PP vasco defiende la centralidad, porque cree "firmemente" en la defensa de la libertad frente "al totalitarismo que en esta tierra ha aniquilado libertades y derechos humanos".

Además, reivindica su utilidad para mejorar la vida de la ciudadanía vasca y recuerda que depende "en exclusiva del PP vasco" fortalecer el proyecto constitucionalista. "Somos el último dique de contención moral y político ante un proyecto que prioriza identidad a ciudadanía", manifiesta.

Contador