Actualizado 03/06/2007 14:16 CET

PPdeG, PSdeG y BNG inician mañana las conversaciones para intentar modificar el sistema del voto emigrante

Los nacionalistas apuestan por restringir el voto y advierten que las reformas deben entrar en vigor para las generales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

PPdeG, PSdeG y BNG inician mañana las conversaciones para intentar modificar el sistema de voto de los emigrantes y el Censo de Residentes Ausentes -CERA- con el objetivo de evitar posibles irregularidades en la emisión de las papeletas de los gallegos que viven en el exterior.

De esta forma, y tal como acordaron los tres grupos antes de los comicios municipales, la ponencia constituida en la Cámara para tal efecto trabajará durante todo el próximo mes con la posibilidad, incluso, de continuar durante julio, que es un mes inhábil en el Parlamento. Esta ponencia está integrada por los populares José Manuel Castelao Bragaña y Aurelio Miras Portugal, los socialistas Xoaquín Fernández Leiceaga y Marisol Soneira y los nacionalistas Iago Tabarés y Carlos Aymerich.

A pesar de que las tres formaciones persiguen el mismo objetivo; depurar el censo y corregir la forma de voto de los emigrantes, hay diferencias sustanciales entre ellos. Así, mientras PPdeG y PSdeG se conforman con modificar las malas prácticas del voto exterior, el BNG va más allá y reclama la limitación de la participación de los residentes ausentes en los procesos electorales.

"Nosotros queremos que se mantengan los derechos que ya están otorgados y que haya transparencia en el voto", puntualizó Castelao Bragaña en declaraciones a Europa Press. En el mismo sentido se manifestó el portavoz del PSdeG en la Cámara, Ismael Rego, quien precisó que la "prioridad principal" es reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General -LOREG-, depurar los censos, y propiciar el voto en urna "en donde sea posible" o, en todo caso, "mejorar" el sistema de voto por correo.

"QUIEN VOTA"

"Efectivamente el objetivo es modificar la forma de votación, pero nosotros queremos que se vaya más allá y se analice también quien puede votar", precisó el nacionalista Carlos Aymerich. En este sentido, reclamó que se "depuren los censos" para evitar que un emigrante pueda votar en dos países y advirtió que las resoluciones de la comisión tienen que estar listas para que sean aprobadas por el Congreso antes de su disolución y poder, así, entrar en vigor para las próximas generales.

Aymerich puntualizó que "no es difícil corregir" las irregularidades del voto emigrante; "solo hace falta voluntad por parte de todos", añadió. Así, precisó que, para restringir el derecho de sufragio de los residentes ausentes "sólo habría que cruzar" los censos electorales de España con los de los países con mayor presencia de emigrantes. "Así podríamos saber si votan en los dos estados", dijo al puntualizar que "ya es algo que se hace para la concesión de ayudas sociales".

En este sentido, reconoció que los emigrantes más afectados por esta situación son los que están en Latinoamérica, ya que al poseer la doble nacionalidad suelen votar en los dos países. "En el caso de Europa esta situación es mucho menos habitual", precisó.

"La prioridad es cambiar el sistema de voto pero no queremos que por unas cosas se dejen sin hacer otras", respondió Rego quien apostó por realizar estas reformas "cuanto antes", aunque reconoció que pueden no llegar a tiempo para las elecciones generales. También Castelao Bragaña se mostró pesimista a este respecto. "Como mucho los cambios llegarán para las próximas autonómicas, pero para las generales es muy difícil", indicó.

Estas previsiones no convencen a los nacionalistas. "Si no se resuelve esta situación para las generales, la sociedad gallega sabrá alto y claro por qué es así", advirtió Aymerich quien precisó que con un asunto "de esta envergadura no se puede especular ni marear a la gente".