Actualizado 30/09/2008 12:23 CET

La presidenta de las Juntas de Guipúzcoa insta a "los violentos" a "dejar de causar daños y muerte" en Euskadi

SAN SEBASTIAN, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de las Juntas de Guipúzcoa, Rafaela Romero (PSE), condenó hoy la quema, ayer en el barrio de Altza de San Sebastián, de un autobús urbano perpetrada por varios encapuchados e instó a los "violentos" a "dejar de causar daños y muerte en el pueblo vasco".

En un comunicado, Romero trasladó su "solidaridad" al pueblo donostiarra, a su Ayuntamiento, y al trabajador y vecinos afectados por este ataque.

Además, lamentó este "tremendo susto y la violencia" ejercida contra los cinco ciudadanos que estaban utilizando el transporte público así como frente al conductor de la compañía del tranvía de San Sebastián, "cuyo único delito era estar trabajando".

La presidenta del Parlamento guipuzcoano destacó que, "con lo único que los terroristas de la capucha y el cóctel molotov contribuyen a superar la crisis económica, es atacando a trabajadores y destruyendo bienes públicos" y lamentó "profundamente" que "ahora todos los donostiarras tengan que sufrir la pérdida de 240.000 euros del erario público", en referencia al coste del vehículo quemado.

"Todo lo malo que sucede en éste, nuestro país, es responsabilidad y culpa de los violentos y estamos hartos y cansados de ellos", concluyó.