Actualizado 14/03/2009 20:39 CET

El PSdeG cierra su Comité Nacional Galego con una amplia participación

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSdeG puso fin a su Comité Nacional Galego casi siete horas después de su inicio. En principio, este cónclave serviría para evaluar los resultados electorales y fijar el calendario para la celebración, el 25 abril, del congreso extraordinario del que saldrá la nueva dirección del partido. No obstante, más de 70 de los 300 asistentes hicieron sentir su voz para poner de relieve el sentir de la militancia y su análisis de las causas de la derrota el pasado 1 de marzo.

Según fuentes socialistas consultadas por Europa Press, este cónclave permitió que las bases explicaran su visión del dictamen que la ciudadanía arrojó en las urnas hace dos domingos. Evaluaciones en clave local siguieron a críticas sobre los "errores de transmisión" que se sucedieron en un gobierno que contó con "demasiados independientes", que estuvieron "poco conectados" con el partido y que hicieron "más gestión que política".

"Aproximadamente, la mitad de las intervenciones fueron críticas", revelaron, y contrapusieron este dato a lo que sucedía "en otros congresos" que "no duraban ni la mitad" y en los que, "como mucho, había una o dos críticas". "Parece que se empieza a ver un cambio en el modelo, porque este comité fue mucho más participativo", entendieron, y celebraron la apertura de "una etapa nueva en la que se escuche a la militancia".

Las reclamaciones sucedieron a las críticas y, en este apartado, los socialistas decidieron "hacer piña" para que los debates "se abran en los órganos internos del partido" y "no en los medios de comunicación". También los alcaldes, "poco escuchados" por la anterior dirección del PSdeG, fueron puestos en valor como una de las partes más importantes del bagaje político del partido.

Así, mantener las alcaldías y las diputaciones y volver al Gobierno gallego son los puntos fundamentales que sustentan el nuevo proyecto que pretende impulsar el PSdeG y, en este sentido, se defendió la "necesidad" de "gobernar en coalición" y se evidenció que "los pactos locales funcionan bien, aunque la alianza con el BNG no haya funcionado en la Xunta".

MILITANCIA "ACTIVA"

"La militancia está activa", destacaron distintos miembros del PSdeG, que celebraron la cantidad de intervenciones que justificaron en "la necesidad de hacer un análisis" de lo sucedido el 1 de marzo y en las "ganas" que los socialistas tienen "de mirar al futuro". "Somos un partido fuerte, debemos mirar al futuro con ilusión", reivindicaron.

En este sentido, fuentes de la dirección socialista insistieron, en declaraciones a Europa Press, en la "necesidad" de "escuchar la voz de la militancia". "Escuchar, escuchar y escuchar", recetaron para "construir y consolidar un proyecto" en el que "cabe una reflexión sobre los errores cometidos" pero también una "apuesta fuerte de futuro".

Tras siete horas en las que ni siquiera hubo una pausa para comer, los socialistas decidieron introducir en el orden del día del congreso extraordinario un turno de intervención para un debate "en el que se fijen las posiciones políticas de cada uno en referencia a cómo encarar el futuro". "En la dirección de escuchar a las bases", observaron, a modo de conclusión.