Actualizado 27/07/2007 15:11 CET

PSM.- Blanco inaugura el congreso agradeciendo su labor a la gestora y felicitando a Simancas por su trabajo de 8 años

Cree que este congreso va a ser el primer paso para que el PSOE gane las elecciones en Madrid en 2011

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, inauguró hoy el congreso extraordinario del PSM con una felicitación al ex secretario general del PSM, Rafael Simancas, por su trabajo durante los 8 años que dirigió el partido, momentos después de que los asistentes guardaran un minuto de silencio por el senador Gabriel Cisneros.

Blanco aseguró que la decisión final del congreso sobre quién será el próximo secretario general "no está tomada de antemano". "Esto quizá es signo de debilidad para algunos, para mí es una prueba de nuestra fortaleza", añadió el secretario de Organización, que explicó que "cada vez que el PSOE realiza un ejercicio de democracia auténtico, limpio, con un debate abierto y con unas decisiones transparentes sale impulsado hacia delante y más fortalecido".

"Por el contrario, siempre que se ha intentado oscurecer el debate y encerrar las decisiones en el cuarto oscuros de los iniciados; contando los votos no uno por uno, sino por paquetes tratados como mercancía que se negocia por lotes, cada vez que alguien ha querido imponer esa dinámica en nuestro partido el resultado es que nos hemos debilitado y hemos caído en la parálisis", puntualizó Blanco.

Por ello, recordó a los socialistas madrileños allí reunidos que "primero hay que ser ciudadano y, luego, militante", para "formar parte de la sociedad, de la realidad social para tratar de mejorarla, para experimentar sus cambios, sus influencias, padecer sus problemas y compartir sus aspiraciones".

NO OLVIDAR LOS RAÍCES

Y precisamente porque ésas son las bases que inspiraron la fundación del Partido Socialista, José Blanco recordó a los militantes que "el único veneno que de verdad hace daño al PSOE" es el que ellos mismos se administran cuando olvidan que tienen que estar presentes en la sociedad.

"No existen intereses del partido que sean diferentes de los intereses de los ciudadanos. Ni tampoco existen sumos sacerdotes que deban administrarlos. Los intereses del partido son los de la sociedad y sus mejores intérpretes son siempre los ciudadanos", puntualizó el líder socialista, que además pidió que "si se pierden unas elecciones no hay que sentirse decepcionado con el voto de los ciudadanos, sino que hay que preguntarse por qué se ha decepcionado a los ciudadanos".

Y esas raíces compartidas por todos los socialistas las quiso Blanco plasmar en un saludo "muy afectuoso" de parte de la dirección del partido y de todos los socialistas de España. "Este congreso es un auténtico ejercicio de democracia y de transparencia", dijo el secretario de Organización.

Asimismo, animó a los madrileños a afrontar con optimismo su nueva etapa y este periodo de transición hacia una nueva Ejecutiva recordándoles lo que ocurrió en el año 2000, cuando el PSOE perdió las elecciones generales y tanto el secretario general como la Comisión Ejecutiva Federal dimitieron al completo. "Entonces se abrió un periodo de interinidad, con una comisión gestora y un congreso extraordinario", explicó Blanco, y añadió que "muchos auguraron una división interna, crisis profunda y nuevas derrotas, y sin embargo, todos saben lo que pasó allí y en 2004".

"El PSOE es el que más se parece a la sociedad española de hoy en día, por eso gobernamos España y por eso tenemos más ayuntamientos y regiones que ningún otro partido", subrayó Blanco, convencido de que "este congreso de los socialistas madrileños va a ser el primer paso para que el PSOE gane las elecciones en Madrid en 2011".

RECONOCIMIENTO A SIMANCAS Y NARBONA

Por último, Blanco tuvo palabras de reconocimiento para el ex secretario general, Rafael Simancas, y para la ministra de Medio Ambiente y presidenta de la comisión gestora que ha dirigido al partido durante estos casi dos meses, Cristina Carbona.

Un minuto largo de ovación y aplausos en pie fue lo que recibió al dimisionario Simancas, a quien Blanco definió como "un ejemplo de lo que debe ser un político cabalmente honesto, un militante ejemplar y un dirigente responsable". "Lo ha demostrado en el tiempo que ha sido secretario general y también en el difícil momento de la derrota, con un comportamiento lleno de dignidad y lealtad a este partido", reconoció el secretario de Organización, que se recordó también el "ataque político más grave que se recuerda en la democracia de España", es decir, el 'tamayazo', que impidió, en 2003, gobernar a Simancas cuando dos de los diputados socialistas no se presentaron al debate de investidura.

Por otra parte, Blanco agradeció a Narbona el "haber estado plenamente dispuesta cuando se lo pidió la Dirección del partido para contribuir con su capacidad, su prestigio y su tiempo a la tarea de presidir, desde la gestora, esta etapa de transición de Madrid y conducir a la organización de este congreso". "Lo ha hecho con prudencia y con acierto, dotando al PSM de una auténtica dirección política durante estos meses y garantizando un proceso limpio y democrático", añadió Blanco. Finalmente, el líder socialista agradeció su labor a todos los miembros de la gestora.

PÉSAME POR CISNEROS

Después de su intervención frente a los delegados, Blanco se presentó ante los medios de comunicación para enviar un pésame en nombre de todo el Partido Socialista a la familia de Gabriel Cisneros y al Partido Popular, por "el fallecimiento de una persona entrañable, padre de la Constitución, un brillante parlamentario, y una buena persona".