Publicado 02/04/2016 15:29CET

El PSOE acuerda por unanimidad aplazar su 39 Congreso hasta que se forme Gobierno

Sánchez dice que el cónclave, donde se renovará la dirección, "será un debate de ideas"

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha avalado por unanimidad aplazar el 39 Congreso Federal que elegirá a la nueva dirección del partido y ha dejado abierta la fecha en la que se celebrará el cónclave hasta que haya un Gobierno constituido.

El Comité Federal -órgano de máximo poder entre congresos- convocado este sábado ha ratificado así la propuesta de Ferraz de mover el calendario para este cónclave, que inicialmente estaba convocado para los días 21 y 22 de mayo, en torno a la que ha existido consenso por parte de las distintas federaciones.

La celebración del congreso federal era el único asunto incluido en el orden del día del Comité de este sábado, aunque los discursos y debates en Ferraz se han centrado en los pactos de cara a constituir gobierno.

Pero los socialistas se han limitado a aplazar el cónclave, dejando la fecha abierta y fijando el criterio de que no se convocará hasta que no haya gobierno, para así priorizar la formación de un Ejecutivo frente a los asuntos internos de los socialistas.

Desde Ferraz, llevan semanas recalcado que en estos momentos lo importante es continuar con los esfuerzos para que el país tenga un gobierno estable. "Lo dije desde el principio", ha señalado Sánchez en una intervención a puerta cerrada ante los dirigentes del Comité Federal, en referencia a que tras las elecciones del 20D la dirección socialista ya advirtió de que el cónclave debía esperar hasta resolver la gobernabilidad de España.

En dicha intervención, también ha manifestado que el congreso "será sobre todo un debate de ideas", ha aseverado. Todavía se desconoce si Sánchez, que ya ha expresado su intención de volver a presentarse, competirá con alguien por ese puesto aunque se apunta a la posibilidad de que la presidenta andaluza se postule.

LA FECHA, MOTIVO DE PUGNA

La fecha de esta cita ha sido motivo de pugna entre la dirección de Pedro Sánchez y las federaciones críticas --entre ellas Andalucía-- desde el día después de las pasadas elecciones del 20 de diciembre. De hecho, un día después, la dirección ya apuntó que el congreso --que debía haberse celebrado en febrero, cuatro años después del último-- tendría que retrasarse hasta que se resolviera la gobernabilidad de España.

Pero la pelea por la fecha del Congreso se llevó al Comité Federal del 28 de diciembre, donde se fijó la hoja de ruta para las negociaciones para formar gobierno. Ese día, aunque el asunto no estaba en el orden del día, los líderes del PSOE de Andalucía, Asturias y Castilla-La Mancha rechazaban mover de día el cónclave mostrándose a favor de convocarlo en febrero. Finalmente, se llegó a un consenso y se aprobó la fecha del 21 y 22 de mayo.

"FUE UN ERROR" PONER FECHA

Tras varias semanas de incertidumbre sobre el mantenimiento del cónclave según lo previsto, la Dirección socialista prefiere poner "primero los tiempos de España y luego, los del partido".

Si el Congreso se hubiera mantenido según lo aprobado el pasado 30 de enero, las candidaturas a la Secretaría General debían haberse presentado entre los días 11 y 14 de abril, en plenas negociaciones para la formación de Gobierno y con la posibilidad de que haya que volver a las urnas.

Varios representantes territoriales, entre ellos, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, han celebrado la decisión de aplazar el congreso del PSOE. De hecho, consideran que fue "un error" fijar una fecha para este cónclave sin que se hubiera despejado el escenario político.