Actualizado 17/02/2007 23:15 CET

PSOE llama a reformar todos los Estatutos y reafirmar las competencias del Gobierno central, pero sin blindar como el PP

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PSOE apuesta por "culminar las reformas estatutarias" de "todas" las CC.AA. no "como el PP, cargados de desconfianza hacia las Autonomías, excluyéndolas de una concepción integradora del Estado" ni "blindando" al Ejecutivo. "Lo haremos, eso sí, reafirmando las competencias exclusivas del Gobierno central, así como sus responsabilidades para garantizar la cohesión, la solidaridad del conjunto de los territorios y el interés general", dice en su Manifiesto autonómico de cara a las elecciones de mayo, en el que, en materia de agua, indica que los "trasvases entre cuencas sólo deben plantearse como última opción".

Este texto de quince páginas --al que tuvo acceso Europa Press-- será aprobado el lunes por la Comisión Ejecutiva Federal. Bajo el lema 'Un nuevo impulso a la España de las Autonomías', y con el epígrafe 'Los próximos retos del Modelo Autonómico', el partido que lidera José Luis Rodríguez Zapatero plantea la culminación de las reformas estatutarias como el primero de sus once objetivos.

Previamente, el documento ensalza el "éxito del modelo autonómico". "No es verdad que la España de las autonomías esté generando diferencias entre los españoles o desvertebrando el país", señala la dirección del PSOE, que cree que hay "demasiada desconfianza en los Gobiernos Autonómicos" sin "comprender que también son Estado y España". A su juicio, el actual proceso de reformas, "lejos de desvertebrar España", la hace "más fuerte y cohesionada".

"IDENTIDAD NACIONAL RENOVADA".

"Hay demasiada incapacidad histórica para aceptar la España diversa y plural de sus pueblos y culturas como la España real y demasiada resistencia a la configuración de una identidad nacional renovada, propia del siglo XXI", proclama.

Los socialistas sitúan el "impulso" de Zapatero frente a la "política de enfrentamiento", de "profunda regresión autonómica" y de "afán recentralizador" que "había protagonizado" el ex jefe del Ejecutivo José María Aznar. A éste --único dirigente 'popular' al que se cita en el texto--, se le atribuye el haber generado una "retroalimentación de políticas identitarias excluyentes, con los nacionalismos periféricos espoleados por la regresión en la evolución del modelo y con la derecha española regresando al viejo y trasnochado discurso del nacionalismo español centralista".

Con estas bases, afirman que las reformas del modelo institucional autonómico promovidas por el Gobierno no han cuestionado el modelo de la Constitución. Aseguran haber "rechazado con firmeza las pretensiones soberanistas, pero también los intentos de regresión autonómica" y aseguran ofrecer "un desarrollo armónico del Estado" frente "a la exclusiva visión bilateral de los nacionalistas y el giro recentralizador del PP".

LA "ÚLTIMA OPCIÓN" DEL TRASVASE.

Otra de las propuestas incluidas en el documento es la relativa al agua. El PSOE plantea los trasvases entre cuencas "sólo como última opción", si "resultan viables en términos económicos, ambientales y sociales y si su gestión garantiza el desarrollo adecuado de la cuenca cedente, que tiene carácter preferente en el uso de sus aguas".

El agua precisamente fue motivo de enfrentamiento, en el último Comité Federal del PSOE, entre los 'barones' de las Comunidades Autónomas afectadas por este problema, especialmente, entre los dirigentes de Castilla-La Mancha y de la Comunidad Valenciana. Entre otros motivos, la intención de los manchegos, de acuerdo con el PP, de que su Estatuto de Autonomía ponga fecha de caducidad al trasvase del Tajo al Segura.

Los socialistas explican en el documento que el Gobierno central tiene que garantizar el "interés general" a través de la legislación básica, a través de las confederaciones hidrológicas y de la "concertación" con las Comunidades. "Asimismo --añaden--, todas las administraciones tienen que garantizar el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua en el ejercicio de sus competencias".

Entre las propuestas que en esta materia se incluyen en el documento, se encuentra la creación de una Conferencia Sectorial del Agua como el foro donde se produzca esa concertación entre Gobierno central y CCAA; también, la participación autonómica en las confederaciones y que los gobiernos regionales asuman algunas "funciones ejecutivas" en la gestión de las cuencas de sus territorios, "de acuerdo con la legislación básica y la planificación hidrológica para cada demarcación".

REFORMAR LA FINANCIACIÓN Y EL SENADO

Otra de las propuestas está centrada en la financiación autonómica, "pieza esencial del devenir futuro de nuestro Estado Autonómico". Aseguran los socialistas que el modelo heredado del Gobierno anterior, de 2001, "no ha dado los resultados adecuados y ha generado tensiones" entre administraciones.

La reflexión del PSOE es que la fórmula de ceder competencias y descentralizar el gasto público no ha ido acompañada de una cesión también por el lado de los ingresos y apuesta en este sentido por la "corresponsabilidad": crear "espacios fiscales propios" en las CCAA con los que afrontar los gastos. El Estado, se añade, quedaría como "garante de la cohesión y la solidaridad cuando los recursos autonómicos no cubran los costes efectivos de los servicios públicos".

Los socialistas defienden asimismo en este documento los instrumentos "multilaterales y bilaterales" de cooperación entre las administraciones, una "actitud de concertación" y la participación de las CCAA en las políticas estatales.

Dentro de esta idea, el PSOE vuelve a defender la reforma del Senado como algo "urgente" y asegura que abrirá un proceso de diálogo con todas las fuerzas políticas tanto sobre la composición de la Cámara --dado que la actual "no parece adecuada a la realidad"-- como sobre sus funciones --se apuesta por que sea la primera en estudiar las leyes de naturaleza autonómica--.

INMIGRACIÓN Y VIVIENDA

La inmigración ocupa también un apartado del manifiesto autonómico y en él se apuesta por la colaboración entre Estado y CCAA. Éstas, se recuerda en el documento, empiezan a tener competencias ejecutivas en materia de autorizaciones de trabajo a extranjeros, mientras que el Estado tiene competencias exclusivas que se deben preservar "en todo momento".

Respecto a la vivienda y el urbanismo, el PSOE manifiesta su intención de "orientar las políticas para tener viviendas más asequibles, para garantizar la sostenibilidad de nuestras ciudades territorios y para convertir los barrios en lugares más habitables".

Para ello, apuesta por que las CCAA "asuman plenamente sus responsabilidades en la ordenación del territorio" y legislen según varios principios: que el urbanismo es una "función pública", la protección del medio natural, las reservas de suelo para vivienda protegida, la rehabilitación de barrios "frente a la nueva construcción" y el equilibrio territorial.

La lista de iniciativas se completa con otras sobre justicia ("el objetivo es acercarla a los ciudadanos y agilizarla"), sobre la "legitimidad" de la presencia en el exterior de las CCAA y sobre el cambio climático, del que se dice que la política contra este fenómeno será un "eje de actuación prioritario en los próximos años". También se añade un apartado sobre la ley de dependencia, cuyo desarrollo entre Gobierno central y CCAA "marca el camino a seguir en el futuro de la concertación necesaria".

La undécima propuesta está dedicada a los ayuntamientos. El PSOE asegura en el documento que se compromete a defender "un gran acuerdo político" para diseñar "un nuevo gobierno local", que otorgue protagonismo a los consistorios en las Comunidades Autónomas. En este camino, se agrega en el documento, "la reforma y mejora de la financiación local constituye un reto sumamente importante".