Publicado 20/06/2020 11:57:57 +02:00CET

Pugna entre UGT y la Asociación de Diplomáticos por la reforma del Reglamento de la carrera

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya; la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Cristina Gallach; y el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, durante la toma de posesión
La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya; la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Cristina Gallach; y el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, durante la toma de posesión - Óscar Cañas - Europa Press - Archivo

Exteriores ultima una norma que regulará el acceso a los puestos de embajador y medidas de conciliación

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La reforma del Reglamento de la Carrera Diplomática, una tarea que lleva pendiente en el Ministerio de Exteriores desde que el Tribunal Supremo anuló el anterior en 2017, ha provocado esta semana una agria pugna entre el sindicato UGT y la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE), mayoritaria en la carrera.

El borrador del nuevo Reglamento, que define, entre otras cosas, los requisitos para ser embajador o, como novedad, las medidas de conciliación para los diplomáticos, lo dejó preparado el equipo de la anterior subsecretaria, Ángeles Moreno Bau, antes de la disolución de las Cortes en febrero de 2019. La Asociación de Diplomáticos está satisfecha, en líneas generales, con el texto.

Sin embargo, para UGT ese proyecto de reglamento está ya "obsoleto" porque está diseñado "para que nada cambie", según fuentes del sindicato consultadas por Europa Press. UGT pretende que la reforma se use para una verdadera modernización de un sistema que considera "arcaico" y "opaco", haciendo un diagnóstico real de las necesidades y analizando lo que hacen otros países con servicios exteriores exitosos.

Sin embargo, para la ADE, las pretensiones de UGT desbordan con mucho el ámbito del Reglamento, que se refiere únicamente a la Carrera Diplomática, y necesitarían más bien una reforma de la Ley de la Acción y el Servicio Exterior del Estado.

De entrada, el sindicato aspira a modificar el sistema de acceso a la carrera, que actualmente es una oposición específica, abriendo la puerta a que se incorporen funcionarios de otros cuerpos de la Administración por la vía del artículo 18 del Estatuto Básico del Empleado Público.

ADE recuerda, en cambio, que el sistema de acceso a los distintos cuerpos de la función pública está establecido por ley y no lo puede cambiar un reglamento, y que tampoco los diplomáticos pueden ser jueces, catedráticos o técnicos comerciales.

Por otro lado, UGT defiende que, igual que sucede en otros países, se nombren embajadores cualificados que procedan de cualquier ámbito de la sociedad, sin que el reglamento entre a regular requisitos para ello. El nombramiento de embajadores ya es, actualmente, una potestad del Consejo de Ministros y no hace falta que los designados sean diplomáticos, algo que, cuando sucede, no suele gustar a los diplomáticos de carrera.

El borrador del documento, al que ha tenido acceso Europa Press, sí regula, precisamente, los requisitos para que los diplomáticos accedan a puestos de jefes de misión, y los suaviza ligeramente respecto a los del reglamento anulado en 2017. Ahora se pedirán un mínimo de 15 años de carrera para ser embajador en ciertos destinos, aunque para las embajadas más importantes se mantiene en 20. Ya no hará falta haber sido subdirector general, sino haber desempeñado un puesto directivo.

El sindicato también denuncia que el ascenso en la carrera se basa exclusivamente en la antigüedad, y pide que se tenga en cuenta la formación y la especialización, un sistema retributivo más transparente y un régimen disciplinario garantista y eficiente que sancione de manera rápida y contundente las infracciones en materia de abusos.

Sin embargo, la Asociación de Diplomáticos alega que el sistema de oposición es el que mejor garantiza un acceso en condiciones de igualdad, mérito y capacidad. Además, subraya que la carrera no es solo aprobar la oposición, sino que siguen años de experiencia y especialización.

Los diplomáticos también valoran positivamente algunos aspectos prácticos de conciliación incluidos en el nuevo borrador. Por ejemplo, se adelanta la convocatoria anual de puestos de trabajo en el extranjero de febrero a octubre del año anterior para que puedan conocer con más anticipación, desde diciembre, cuál será su destino el siguiente verano.

También contempla que las excedencias por cuidado de hijos no perjudiquen el desarrollo de la carrera, incluye un programa de evaluación de desempeño y compromete a Exteriores a promover que, cuando se negocie con otros países el derecho al trabajo de los familiares, se incluya a los cónyuges del mismo sexo y parejas de hecho en el concepto de familia.

ADE NO ESTÁ EN LA MESA DE NEGOCIACIÓN

Parte del problema, no obstante, está en la propia negociación del Reglamento. El anterior fue anulado por el Supremo por falta de negociación sindical, así que el actual está siendo negociado en la Mesa Delegada, donde están representados los tres sindicatos más representativos en el ámbito estatal: UGT, CSIF y CC.OO. La ADE forma parte de FEDECA (Federación Española de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado), que no está en esa Mesa.

Sin embargo, previamente se puso en marcha un grupo de trabajo de negociación colectiva donde sí estaba FEDECA, y también SISEX, otro sindicato con representación en Exteriores. Ahora, los diplomáticos confían en que el Reglamento salga adelante sin cambios que lo desvirtúen.

La polémica se enconó a partir de este miércoles, al hilo de una reunión de una representación de ADE con la subsecretaria. La sección sindical de UGT protestó, remitiendo la protesta a todo el personal del Ministerio, subrayando que la Asociación no tiene legitimidad para negociar algo que es puramente sindical, y con alusiones a las peticiones de los embajadores retirados, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras de la situación.

La subsecretaria, Celsa Nuño, recién llegada a su puesto desde el Consulado español en Rabat, tuvo que pedir a todo el mundo respeto y moderación. Y además, aclaró que el borrador de Reglamento solo se está discutiendo con la Mesa Delegada, es decir, con los tres sindicatos, pero que ello no impide que quien se reúna con ella pueda expresar su opinión sobre dicho borrador.

Contador