Publicado 25/01/2022 13:32

Rafael Redondo rebaja su papel de socio en CENYT a mero "empleado": "El único jefe era Villarejo"

Archivo - Rafael Redondo, socio del comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional (Imagen de archivo)
Archivo - Rafael Redondo, socio del comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional (Imagen de archivo) - Óscar Cañas - Europa Press - Archivo

Insiste en que la "dinámica" del comisario era "alardear" de cosas que ni siquiera intentaba

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Rafael Redondo, identificado en 'Tándem' como el socio de José Manuel Villarejo, ha rebajado este martes ante el tribunal que le juzga en la Audiencia Nacional el papel que se le ha atribuido en el grupo empresarial del ahora comisario jubilado, CENYT, afirmando que éste era "el único jefe" y que él era un mero "empleado" dedicado principalmente a la dirección de asuntos jurídicos, aunque ha reconocido su intervención en otros temas.

"Nunca me he sentido socio", ha dicho a preguntas de su defensa. "Esto para mí es un tema importante, porque llevo cuatro años leyendo en todas partes que soy el socio de Villarejo y se me acusa como que todo lo que hace me afecta o me beneficia", ha subrayado, en respuesta al fiscal anticorrupción César de Rivas.

El acusado ha querido aclarar que su participación en CENYT es "mucho menos que testimonial". Según ha explicado, cuando se creó el precedente de CENYT, en 1996, era necesario que la persona que solicitaba el nombre de la nueva sociedad participara en la escritura de constitución y, al ser el encargado de dichas gestiones, tuvo que figurar con 500 de 500.000 pesetas. Desde entonces, su porción en el grupo empresarial se ha ido diluyendo hasta los "0,0017" euros, ha precisado.

Redondo ha incidido, como ya hiciera en la sesión anterior, en que su trabajo en CENYT era de "abogado de empresa" y director jurídico de los asuntos legales que les encargaban los clientes, aunque también se ocupaba de cuestiones mercantiles y fiscales. "En nuestra empresa el único jefe era Villarejo", ha sostenido, para rematar: "Villarejo es CENYT".

No obstante, De Rivas ha efectuado un detallado interrogatorio sobre las intervenciones concretas que Redondo habría tenido en los proyectos 'Iron', 'Land' y 'Pintor', donde CENYT habría espiado a despachos de abogados, empresas y particulares por mandato de sus clientes, y por los que el Ministerio Público pide que sea condenado a 102 años de cárcel.

"YO SOY UN EMPLEADO Y ME REQUIEREN"

Así, ha admitido que participó en la obtención de información en "fuentes públicas" sobre personas físicas o jurídicas para elaborar los correspondientes informes, casi siempre en su caso de corte mercantil. "Lo que yo llamo mi fuerte es el análisis financiero, no me dedico a la obtención de información por fuentes prohibidas, tengo otra profesión", ha recalcado.

Preguntado en concreto por el audio de una reunión grabada donde Villarejo expone a los clientes de 'Land' que para conseguir tráficos de llamadas acuden a "colegas" del "gremio duro", no a "detectives", lo que sugeriría accesos a bases de datos policiales para sus negocios privados en CENYT, Redondo lo ha vuelto a enmarcar en "la dinámica" de Villarejo de "alardear de cosas que no se le pasaba por la cabeza siquiera el intentar conseguir".

De Rivas ha insistido cuestionándole sobre su presencia en reuniones con clientes donde se hablaba de llamadas telefónicas, a lo que Redondo ha contestado que iba a estos encuentros cuando Villarejo se lo pedía para darle "apoyo". "Lo único que hacía era estar callado, de vez en cuando hacía algún comentario, pero mi participación era mínima (...) el peso de las reuniones las llevaba él", ha acotado.