Rajoy cree que el debate no cambiará el sentido del voto salvo "debacle" de uno de los contrincantes

Actualizado 24/02/2008 13:12:40 CET

El líder del PP, que ha visionado los debates en Francia y Estados Unidos, afronta el 'cara a cara' con "muchas ganas e ilusión"

BURGOS, 24 Feb. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Marisa Piqueras) -

El candidato a la Presidencia del Gobierno del PP, Mariano Rajoy, es consciente de la repercusión mediática de los dos debates televisivos que mantendrá con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y por ello se está preparando a fondo con su equipo de colaboradores, pero considera que estos duelos no tendrán una influencia decisiva como para cambiar el sentido del voto salvo "debacle" de uno de los candidatos, aseguraron a Europa Press fuentes cercanas a Rajoy.

Sea como fuere sus colaboradores conceden gran importancia a estos dos 'cara a cara' y prueba de ello es que desde la sede nacional del partido en 'Génova 13' se han volcado de lleno en su preparación, a través de tres equipos que coordina el secretario general, Ángel Acebes: estrategia, documentación y contenidos y entrenamiento.

Rajoy cuenta desde hace bastantes semanas con los contenidos que su equipo le ha resumido en fichas, haciendo balance de legislatura y recogiendo las ofertas electorales del PP. Esta misma técnica de trabajo ya la empleó en 'Tengo una pregunta para usted' y salió bastante satisfecho del resultado, según ha reconocido él mismo en más de una ocasión. De hecho, hasta tiene previsto repetir la misma corbata color granate que vistió en aquel programa, a modo de 'talisman'.

Ante una apretada agenda electoral con una ruta de muchos kilómetros por toda España, el líder del PP intenta sacar tiempo entre viaje a viaje y en el domicilio familiar para leer esas fichas. Eso sí, le han proporcionado tal volumen de documentación que difícilmente tendrá tiempo para estudiarla por completo, señalaron fuentes 'populares'.

Lo más difícil ahora es preparar la telegenia y la puesta en escena, una tarea de la que se están ocupando sobre todo el consultor y experto en estudios de opinión y sondeos, Pedro Arriola, el asesor de imagen de Rajoy, Antonio Solà, y el director de Telegenia del PP, Jorge Rábago. Además, en este asunto son conscientes de que Zapatero puede contar con ventaja porque es "muy televisivo" y tiene "ciertas habilidades" como comunicador.

Así lo han reconocido en sendas conversaciones con los periodistas tanto José María Michavila, miembro del equipo de estrategia, como Gabriel Elorriaga, secretario de Comunicación. "Es un mal gobernante pero muy televisivo", dijo el primero."Que es telegénico es evidente, aunque su imagen se ha deteriorado", espetó Elorriaga.

Para ayudarle en esta tarea, Rajoy ha echado mano de debates anteriores, como el que mantuvieron en Francia Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy o el que enfrentó en Estados Unidos a John Kerry y George Bush, pero sobre todo el 'rifirrafe' económico que mantuvieron esta semana el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y el 'número dos' del PP, Manuel Pizarro.

"DEBATES MUY ENCORSETADOS".

El líder del PP considera que los debates están "muy encorsetados", algo que hace difícil tocar a fondo todos los temas planteados. En principio, los candidatos debatirán durante una hora y media sobre economía y empleo; política social; política exterior y de seguridad; política institucional; y retos de futuro.

Aunque se se está preparando para un debate "muy duro" porque teme que el jefe del Ejecutivo buscará "la confrontación" en el 'cara a cara', su objetivo trasladar en un tono positivo sus principales propuestas en materia económica, inmigración o seguridad, haciendo hincapié también la lucha contra el terrorismo. Rajoy afronta este debate "con muchas ganas e ilusión" señalaron fuentes 'populares'.

No obstante, considera que estos debates no harán cambiar el sentido del voto de los ciudadanos salvo descalabro y "debacle" de uno de los contrincantes. En parecidos términos se expresó en una conversación informal con periodistas el secretario de Comunicación del PP, quien estima que un debate tiene "poca influencia en determinación de voto", lo que no quiere decir, prosiguió, que en una situación de empate técnico pueda resultar "decisivo".

De hecho, Elorriaga señaló el debate entre Solbes y Pizarro no ha tenido ningún efecto electoral, según sus encuestas. "Ni nos ha dado ni nos ha quitado votos", dijo, tras destacar que el ex presidente de Endesa ha transmitido un mensaje convincente pese a que no se ha dedicado nunca a la política y se enfrentaba a una persona "con experiencia" en este terreno.

Por lo pronto, y dado que el debate de mañana se está preparando sin descuidar ni un solo detalle, los equipos de Rajoy y de Zapatero mantienen hoy una reunión en el Ifema --donde se celebra el primer 'cara a cara'-- para cerrar todos los flecos pendientes. Si el duelo económico de esta semana tuvo una audiencia de 5 millones de espectadores, se espera que el de los dos líderes alcance al menos los diez millones.