Actualizado 14/07/2007 17:48 CET

Rajoy destaca la "extraordinaria victoria" electoral del PP de Cantabria y se compromete a "recuperar" el TAV

MARRÓN (CANTABRIA), 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, felicitó hoy a los dirigentes, afiliados y simpatizantes reunidos en la Fiesta regional del PP de Cantabria por la "extraordinaria victoria" del partido en las elecciones regional y municipales del pasado 27 de mayo. Rajoy anunció que en las generales de 2008 volverá a la Comunidad Autónoma, de la que dijo que "siempre fue la mejor medicina de España, y tiene que volver a serlo en el futuro". Al mismo tiempo, subrayó que hay que "recuperar" el tren de alta velocidad (TAV) y "dar agilidad" a la Autovía de la Meseta.

Rajoy fue vitoreado por los miles de afiliados y simpatizantes del PP que se congregaron hoy en la campa del Santuario de la Bien Aparecida, al grito de "oa, oa, Mariano a La Moncloa' y otras consignas como "Rajoy, amigo, la calle está contigo", durante una intervención con escasas alusiones a Cantabria y ninguna sobre el pacto PSOE-PRC, que por segunda vez ha vuelto a mandar al PP a la oposición pese a ser la fuerza política más votada en Cantabria, tanto en las elecciones autonómicas como en las municipales.

Sí destacó que el PP es "un gran partido", con 700.000 afiliados en toda España, y el PP de Cantabria es "un grande entre los grandes". "Vendré a Cantabria a pediros que me ayudéis, igual que he venido a Cantabria a apoyaros en las autonómicas y municipales", advirtió.

Añadió que allí donde gobierna el PP "mejora el bienestar de la gente", y recordó que el PP de Cantabria fue pionero en la supresión del impuesto de sucesiones entre padres e hijos y cónyuges, una medida que ya han puesto en marcha ocho comunidades autónomas, todas ellas del PP, dijo.

Durante su discurso, Rajoy pidió un aplauso para el concejal de Ondarroa (Vizcaya) Germán López Bravo, al que estrechó la mano después de destacar que "debiera ser alcalde", porque fue "el único que se atrevió a tomar posesión del cargo de concejal". "Algunos tienen un curioso concepto de la normalidad y la democracia", apostilló.

A su llegada al Santuario de la Bien Aparecida, donde asistió a una misa, Rajoy recibió una calurosa bienvenida por parte de muchos de los asistentes a la Fiesta Regional del PP, con los que luego compartió una comida a base de patatas con carne, quesada, y té del puerto con orujo. La organización preparó 7.500 raciones, según informaron fuentes del partido.