Rajoy dice que Zapatero "lleva escuchando tres años a Ibarretxe" y que lo que tiene que hacer es "hacer cumplir la Ley"

Actualizado 29/09/2007 16:25:29 CET

Asegura que no va admitir debates sobra la nación española porque España será "lo que quieran" sus ciudadanos

((AMPLIACIÓN))

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy que José Luis Rodríguez Zapatero "lleva escuchando tres años a (el lehendakari, Juan José) Ibarretxe" y éste al jefe del Ejecutivo en un diálogo que, a su juicio, ha tenido como "resultado" la propuesta de consulta en el País Vasco, por lo que transmitió al presidente que lo que tiene que hacer es "cumplir la Ley y hacerla cumplir".

En su intervención durante la clausura de la Conferencia de Vivienda celebrada por el PP en Ifema, Rajoy afirmó que, de llegar a La Moncloa, su partido "cumplirá la Ley y la hará cumplir", de manera que sean "todos los españoles" los que "decidan lo que es España". "España es lo que digan los españoles, de derecha, de izquierda o de cualquier ideología", aseveró.

El dirigente 'popular' sostuvo que el PP garantizará "la defensa de la Constitución española, de los símbolos y de las instituciones", que, a su juicio, es "lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles normales".

Tras aprovechar para enviar un mensaje de apoyo a la alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, por la manifestación convocada en su contra "por defender a la nación española y a su bandera", Rajoy dijo compartir con "muchos" españoles la preocupación por "los desprecios" a los símbolos del Estado, "el ataque" a las instituciones del Estado y "la discusión" de la nación española" de los últimos días.

En este punto, recordó que su partido lleva tres años y medio advirtiendo de que "las cosas se estaban haciendo mal, diciendo que no se podían romper los consensos constitucionales y que no era política sensata acordar lo que era España con partidos extremistas y radicales".

ESPAÑA: "LO QUE LOS ESPAÑOLES QUIERAN"

Frente a esto, dijo, el PP "siempre" ha defendido que España "debería ser lo que los españoles quieren que sea, que no era una buena política excluir a la mitad de los españoles para intentar mantenerse en el poder" y que España y la nación "no es un concepto discutido y discutible como decía Zapatero".

Según Rajoy, los 'populares' no son "exagerados" ni "extremistas", como se les ha "tildado", sino que creen que España "es una nación" y los españoles "iguales en derechos y oportunidades, deberes y obligaciones". "Estamos orgullos de nuestra bandera y creemos que las instituciones hay que respetarlas, y que con las cosas serias no se puede jugar", proclamó.

En concreto, el candidato a la Presidencia del PP, se refirió a las declaraciones de Zapatero después de que el lehendakari presentara ante el Parlamento vasco su proyecto de consulta popular, en las que aseguró que iba a escuchar a Ibarretxe, y éste le iba a escuchar a él. Para Rajoy, el presidente del Gobierno "lleva tres años escuchando a Ibarretxe e Ibarretxe escuchándole a él", un "diálogo" que, sumado a la "exclusión del PP", ha tenido como "resultado" la propuesta de un referéndum de autodeterminación.

"Lo que (el presidente) tiene que hacer es cumplir la Ley y hacerla cumplir", sentenció Rajoy, antes de asegurar que, de ganar las próximas elecciones, él "la cumplirá y la hará cumplir", de manera que serán todos los españoles quienes "decidirán sobre lo que es España", porque, dijo, "España es lo que digan los españoles, de derechas, de izquierdas o de cualquier ideología".

Así, subrayó que él garantizará "la defensa de la Constitución española, de los símbolos y de las instituciones, que es lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles normales", que están "hartos" del debate sobre lo que es la nación española. Frente a esto, defendió que España es "una nación desde hace más de 500 años, la nación más vieja de Europa". "No quiero esos debates sobre cuántas naciones somos", insistió.

Además, apuntó que tampoco quiere "volver a hablar de negociar con ETA", porque "no hay nada que negociar con una organización terrorista". Lo que el PP quiere, según resaltó, es que se hable "de los asuntos que de verdad afectan a los ciudadanos" y de los "retos y desafíos" a los que se enfrentan, entre los que citó la economía, que, a su juicio, ha estado viviendo "de la inercia y la herencia" del Gobierno de José María Aznar. "Hay que tomar los problemas de España en serio y hay que hacer las cosas bien", remarcó.

Rajoy consideró que los dos temas "más importantes" de esta legislatura han sido "España y la negociación con ETA" y denunció que, a pesar de que el PP siempre quiso "pactar y acordar para que las cosas se hicieran con responsabilidad", el Gobierno "no quiso contar" con la oposición.

Así, criticó que "por primera vez" en España "se ha roto el acuerdo territorial" y lamentó que cuando se habla del derecho de autodeterminación no se incluya a todos los españoles. "La esencia de la Constitución española es la soberanía nacional, que el voto de todos vale igual y eso es lo que el presidente es incapaz de decir", afirmó.

Por último, en referencia a la quema de fotografías de los monarcas, Rajoy acusó al jefe del Ejecutivo de ser "incapaz" también de "hacer pedagogía y de recordar que la institución monárquica tiene tradición y ha sido un factor de estabilidad democrática".