Actualizado 03/07/2007 22:48 CET

Rajoy exige a Zapatero las actas del diálogo con ETA "que prueben su inocencia"

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, exigió hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que entregue las actas del diálogo mantenido con la banda terrorista ETA o que convoque elecciones inmediatamente. El jefe del Ejecutivo eludió dar la explicaciones que le reclamaba Rajoy sobre este asunto amparándose en que los populares han centrado su oposición en la lucha antiterrorista y la crispación por que carecen de programa y alternativas.

El diálogo mantenido por el Ejecutivo con la banda terrorista ETA es lo que ha centrado el debate del Estado de la nación entre Zapatero y Rajoy, que en muchos momentos se elevó al tono de "bronca" y que fue aprovechado por ambos para reprocharse mutuamente la actitud mantenida en estos tres años y lo que ambos calificaron de "mentiras".

Mientras que el líder de la oposición exigía al presidente de forma reiterada y constante que diera explicaciones sobre las conversaciones con la organización terrorista, por entender que ha sido el asunto más importante de la Legislatura, el jefe del Ejecutivo evitaba hacerlo contraatacando a Rajoy, al acusarle de utilizar la política antiterrorista para obtener ventaja política como nunca se había hecho en democracia y defendiendo su gestión en otros frentes como el económico, el social y el fiscal.

En la réplica, Zapatero, acusó a Rajoy de haber tenido con él un tono "faltón" y un "estilo despreciativo", al tiempo que le reconocía la "virtud" de ser siempre "apocalíptico" por los pronósticos que hizo al principio de la Legislatura en el sentido de que la economía iría mal con un Gobierno socialista.

Además, atacó directamente a Rajoy recordando detalles de su "trayectoria gubernamental" caracterizada, según dijo, "por pasar desapercibido" y por "la plastilina" del Prestige, así como por tener el "récord" de llevar a su partido de la mayoría absoluta a la oposición.

El presidente del Gobierno aportó datos para rebatir las previsiones iniciales de Rajoy en materia económica y concluyó que como a los populares "no les quedaba nada después de una oposición bronca" en otras cuestiones, intentaron "debilitar al Gobierno" en la lucha contra ETA.

En este sentido, acusó a Rajoy de haber "empezado con ETA y acabado con ETA" en todos los debates importantes, lo cual, dijo, "es un balance tristísimo" en su tarea de oposición. "Han crispado y lanzado mensajes apocalípticos y la prueba es el poco trabajo hecho, sólo 24 proposiciones de ley", aseguraba Zapatero como resumen de lo que consideró que ha sido la labor de la oposición en estos años de Legislatura socialista.

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO NO LLORA

De esta forma y recurriendo reiteradamente a los logros económicos y sociales respondió Zapatero a las exigencias de Rajoy para que diera explicaciones por el diálogo con ETA.

Sin embargo, el presidente de los populares insistió en su intervención inicial y en las tres posteriores, en que el jefe del Ejecutivo debía dar explicaciones sobre esta cuestión porque "su obligación es la de explicarse" y no "quejarse" de lo que hicieron otros gobiernos. "El presidente del Gobierno no llora", ironizó.

Además, le conminó a entregar las actas de la negociación con ETA y avisó de que si no lo hacía, debía tomar inmediatamente "el camino de la Zarzuela", dando a entender, sin explicitarlo, que tenía que convocar elecciones.

Mariano Rajoy centró toda su intervención en descalificar a Zapatero como presidente, llegando a asegurar que ha llevado a su partido a la "indecencia" y recalcando en varias ocasiones que no se fía de él y que le ha mentido varias veces. Citó, por ejemplo que en 2006 había pactado con él que en el debate del estado de la nación de ese año no se hablaría de la política antiterrorista y después Zapatero incumplió esta promesa.

"DEBERÍA SER UN SUBSECRETARIO"

Según Rajoy, en España "no ha habido presidente" tras el atentado contra el Ejército español en Líbano y tampoco lo ha habido tras el atentado de ETA en el párking de la terminal 4 del aeropuerto de Madrid. Le acusó de no dar explicaciones en el Parlamento sobre esos asuntos y se preguntó si el presidente sólo quiere hablar de cosas como la Ley del Cine.

"Eso --señaló-- es función de un subsecretario, que es lo que debería ser usted", le espetó para continuar reprochándole que "no ha estado a la altura de las circunstancias y que no tiene talla para asumir la responsabilidad que asume".