Rivera ve en la protesta de los taxistas una batalla entre futuro y pasado, como "carteros pidiendo prohibir los emails"

Publicado 29/01/2019 22:28:33CET
TWITTER DE ALBERT RIVERA

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este martes que las protestas de los taxistas en Madrid y Barcelona contra las empresas de vehículos de transporte con conductor (VTC) representan una batalla "entre futuro y pasado". "¿Imaginan una huelga de carteros pidiendo la prohibición de los e-mails?", ha planteado.

En el acto de presentación de 'El contrataque liberal', el último libro del responsable de Economía y Empleo de Cs, Luis Garicano, Rivera ha enmarcado la protesta en "una batalla entre la libertad y la nostalgia, entre la competencia y el monopolio, entre el futuro y el pasado".

"Secuestra la libertad de los ciudadanos, el derecho a elegir si uno va en taxi, en VTC, andando, en metro o en su coche", ha indicado, rechazando la "imposición" y advirtiendo de que los ciudadanos "mandan, eligen, puntúan, premian, castigan y toman nota de lo que hace cada uno".

El líder de la formación naranja ha señalado que "nadie se puede oponer al signo de los tiempos" y a la "evolución" y ha dicho que sería "absurdo" que hubiera una huelga de propietarios de videoclubs "contra Netflix, las televisiones, el cine o YouTube", de vendedores de cabinas telefónicas frente al uso de móviles o de carteros exigiendo prohibir los e-mails.

En este sentido, ha rechazado "el camino de la nostalgia, de impedir la evolución", y ha apostado por "subirse al tren de la modernidad, la libertad y el futuro".

"REARME IDEOLÓGICO" FRENTE A POPULISMOS Y NACIONALISMOS

En relación con las ideas que plantea Garicano en su libro, Rivera ha afirmado que los liberales deben luchar contra los "populismos y nacionalismos", que, a su juicio, pretenden "liquidar la democracia liberal".

"Necesitamos rearmarnos ideológicamente y comunicar de otra manera, dar la batalla comunicativa de valores y emociones a los populistas", ha subrayado. Frente a las "fake news" (noticias falsas), propone defender la "verdad", "frente al inmovilismo, reformas, y frente al pasado, mirar al futuro".

El presidente de Ciudadanos ha dado paso a un coloquio entre Garicano y el escritor y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en el que también se han referido a la circulación de noticias falsas en Internet.

El economista ha apostado por "defender la información real y la verdad" en las redes sociales y no dar difusión a los "bulos", y ha expresado su preocupación por el funcionamiento de los algoritmos que determinan lo que ve cada usuario en las distintas plataformas.

Según ha explicado, en la práctica estos algoritmos muestran de manera destacada a cada usuario aquello que confirma sus ideas y convicciones, y no se preocupan de si esa información es fiable o no.

GARICANO Y VARGAS LLOSA FRENTE A LAS 'FAKE NEWS'

En su opinión, Google y Facebook, por su "poder monopolístico" en el sector, deberían responsabilizarse de los contenidos que muestran en sus plataformas y programar sus algoritmos para no favorecer la difusión de las "noticias falsas", o al menos "dar un peso mayor" a la información procedente de fuentes fiables.

"Nuestras sociedades tendrían que decir a Google y a Facebook: usted no tiene derecho a existir si no es capaz de tratar a este asunto" y si "su algoritmo sistemáticamente está llevando a la gente no al conocimiento, sino a oscuras conspiraciones", ha manifestado, poniendo como ejemplo las noticias dirigidas a las personas contrarias a las vacunas.

Aunque Vargas Llosa también ha expresado su inquietud ante las "postverdades" y las "ficciones que reemplazan a la verdad", ha dicho que no ve una manera eficaz de combatirlas, pues "sería terrible resucitar la censura" para conseguir que desaparezcan esas informaciones.

"Si crees en la libertad, la libertad significa que uno puede expresarse libremente, y si tus creencias son disparates, ¿vamos a prohibir esas creencias?", ha preguntado a Garicano, que ha aclarado que su propuesta no supondría censurar esas ideas, sino cambiar el funcionamiento de los algoritmos.