Rosa Díez tacha la legislatura de "fracasada" y acusa a Gobierno central de buscar "amistades peligrosas" en el exterior

Actualizado 15/11/2007 21:07:32 CET

Díez propone "revisar la Constitución española, pero puntualiza que "no hay ninguna posición en contra del modelo de Estado"

MURCIA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La portavoz nacional de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, definió hoy esta última legislatura como "fracasada", ya que, recordó, "se inició con el drama humano más terrible de nuestra historia democrática y ha finalizado sin haberse resuelto, rompiendo todas las posibilidades de consenso existente y todos los consensos que ya existían"; al tiempo que acusó al Gobierno central de "buscar amistades peligrosas a la hora de buscarlas en el exterior".

Díez, quien visitó hoy Murcia para hacer una presentación de este partido nuevo, consideró, en este sentido, que el Ejecutivo de la nación "ha forjado su política exterior buscando amigos con quien hacerse las fotos".

Esto se une al hecho, dijo, de que "estamos en una situación en el que el modelo territorial del Estado lo ha pactado el Gobierno con partidos políticos que no creen en el Estado; y una política antiterrorista pactada con partidos políticos que nunca quisieron derrotar a ETA".

"La conclusión, por tanto, es que España pesa hoy menos en el mundo y como españoles, estamos mucho más divididos", lamentó la portavoz nacional de UPyD, quien también reprobó que "el verdadero derecho de ciudadanía se haya roto en España por una debilidad del Gobierno y una presión constante y excesiva de los nacionalistas".

Y es que, a su juicio, "por una decisión del partido que nos gobierna de romper los consensos básicos con el PP nos encontramos en una situación en la que verdaderamente da la impresión de que como españoles no tenemos futuro".

En esta misma línea, argumentó que se trata de una legislatura en la que en España "se han roto los consensos básicos", no habiendo una política común "ni en lo que tiene que ver con el modelo territorial del Estado, ni en la lucha antiterrorista, ni en la política exterior ni de inmigración ni de aquellas que están por encima de la ideología y que requieren de acuerdos trasversales que se hacen para resolver y defender los derechos de todos los ciudadanos".

Asimismo, criticó el hecho de que el partido que gobierna en España "haya renunciado a ser un partido que la vertebra, decidiendo hacer de la confrontación y la ruptura de todos los pactos de Estado su fondo de negocio", a lo que agregó que "el partido en la oposición no ha sido capaz de resistir esa presión, bien por incapacidad o por hipotecas y complejos". "Se ha producido una ruptura del país", apostilló.

A pesar de todo, dijo creer que hay "una tercera España, en la que mucha gente objeta la confrontación y el extremismo y busca el entendimiento y el acuerdo".

Es por ello por lo que justificó el nacimiento de UPyD, que actualmente cuenta con 4.000 afiliados en toda España, dado que "en España, hay gente que está harta de lo que está pasando en la política española y de la forma de hacer política".

De este modo, destacó que "aspiramos a que si no toda, mucha de esa gente que está harta pueda pensar que nosotros somos unos buenos portavoces de su forma de pensar", además, incidió, "de que queremos ser claves en la gobernabilidad de España", por lo que aseguró que "ocurra lo que ocurra en marzo, venimos a quedarnos".

PROPUESTAS DE UPyD.

Durante la rueda de prensa, Díez también dio algunas pinceladas sobre las enmiendas legislativas y constitucionales que propone "para resolver estos problemas".

De este modo, abogó por "revisar la Constitución española, la adscripción de competencias como lo han hecho los alemanes pensando en las futuras generaciones", y puntualizó que "no hay ninguna posición en contra del modelo de Estado". "Nuestra propuesta de reforma constitucional no plantea cuestión sobre el modelo de Estado, ya que nos gusta la monarquía parlamentaria y la autonomía", señaló.

En el ámbito educativo, recriminó que el sistema educativo "no forme parte de un pacto de Estado", por lo que pidió "reflexionar sobre el conjunto de la adscripción de competencias sólo con la perspectiva de garantizar una mayor y mejor cohesión e igualdad".

También consideró un "escándalo" el sistema judicial español y, en concreto, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), porque "está conformado por delegados de los partidos políticos", al tiempo que apostó por "revisar el cupo vasco y navarro y entrar en reformas fiscales, a fin de caminar a esa igualdad fiscal".

Al respecto, mostró su deseo de contar con una nueva ley electoral que "garantice la proporcionalidad e igualdad del voto a los ciudadanos", y se decantó por el sistema alemán que, en el caso de España, explicó, "sería mantener la circunscripción provincial como está: elegir 350 diputados por circunscripción provincial y elegir también 150 diputados en una circunscripción única".

PACTO DE ESTADO EN MATERIA DE AGUA.

Preguntado sobre la política que adoptaría el partido en materia de agua, dejó claro que "deberá ser una política de Estado, sometida a un pacto de Estado", ya que, subrayó, "cualquier política hidráulica, que tiene que ver con un recurso nacional, requiere de ese pacto".

"Da la impresión de que no hay ninguna cosa en la que nos podemos poner de acuerdo", lamentó Díez, quien destacó que el "ejemplo del agua es uno más de los ejemplos del despropósito".