Rubalcaba dice que se seguirá persiguiendo la kale borroka, el "campo de entrenamiento siniestro" de la banda

Actualizado 20/10/2007 16:08:27 CET

CÁDIZ, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestó hoy su satisfacción por las dos últimas operaciones policiales contra la kale borroka en Álava y Vizcaya, que "han conseguido desarticular buena parte de ella" y confirmó que el Gobierno la "seguirá persiguiendo" porque "es violencia" y "el campo de entrenamiento siniestro de la banda terrorista ETA".

Antes de participar en un acto político preelectoral, Rubalcaba valoró positivamente la orden de prisión incondicional decretada ayer por el juez Baltasar Garzón para seis de los siete detenidos esta semana por once actos de violencia callejera en Vizcaya.

En este sentido, confirmó que los detenidos "reconocieron" en sus declaraciones que "planificaron un atentado contra un concejal del PSOE de Euskadi" --intentaron lanzar un cóctel molotov contra el domicilio de un edil socialista de Berango-- que "no les salió, aunque no han explicado muy bien por qué".

Rubalcaba destacó que se trata de la "segunda operación importante que hace la Policía contra la kale borroka en los últimos meses", primero en Álava y luego en Vizcaya, y anunció que seguirán en esta línea, porque "la violencia no tiene gradación y todo el mundo sabe que la kale borroka es un campo de entrenamiento siniestro" de ETA.

CERRADAS LAS PUERTAS AL DIÁLOGO CON ETA

Por otra parte, el ministro del Interior dio por "zanjado" el asunto relacionado con las declaraciones del ministro de Justicia, Mariano Bermejo, sobre el proceso de diálogo con ETA, que, según Rubalcaba, se pronunciaron "en un debate en el que se pudo cometer alguna imprecisión" o pudo "interpretarse mal", además de que "pueda ser que haya intereses en que se siga hablando de ello".

En este sentido, Rubalcaba afirmó que "la culpa de la ruptura de la tregua fue de la banda terrorista", quien "intentó sacar partido político de un diálogo que no tenía ese objetivo".

Por ello, sentenció que, en este momento, la meta "es acabar con ETA con la Policía y la Guardia Civil" porque las detenciones, las actuaciones policiales y judiciales "no cesan", lo que "demuestra que el Estado nunca bajó la guardia y somos más fuertes que antes, aunque esto no quiere decir que ETA no vuelva a intentarlo o, incluso, conseguirlo".