San Gil advierte de que los contactos entre Gobierno y ETA están en un "paro estético" de cara a las elecciones de marzo

Actualizado 20/10/2007 17:01:57 CET

Cree que Zapatero e Ibarretxe están "esperando a los comicios "para llegar a un encuentro" sobre la propuesta de referéndum

VITORIA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del PP, María San Gil, advirtió hoy de que los contactos entre el Gobierno central y ETA están en una situación de "paro estético" que forma parte de una "estrategia" ante las elecciones de marzo.

La dirigente 'popular' enmarcó en esta misma línea de actuación de los socialistas el "simulacro" de la reunión del martes entre José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe, de los que afirmó que "están esperando a que llegue marzo para llegar a un encuentro" sobre la propuesta de referéndum del lehendakari.

En un acto político celebrado en Amurrio (Alava), San Gil consideró que el presidente del Gobierno "carece de credibilidad" cuando afirma que la negociación con ETA está "cerrada". Por ese motivo, le instó a que aporte "pruebas" que permitan "verificar su verdadera voluntad política" en relación con la estrategia para derrotar a la banda terrorista.

La dirigente 'popular' emplazó a Rodríguez Zapatero a que demuestre la veracidad de las afirmaciones sobre el fin de los contactos con ETA revocando la moción del Congreso de los Diputados en favor de un final dialogado del terrorismo. "Si lo hace, nos creeremos que la negociación está finiquitada; si no, Zapatero no tendrá credibilidad cuando diga que la negociación ya no está abierta", afirmó.

EHAK

También le pidió que promueva la ilegalización de EHAK para evidenciar que "no quiere que quienes representan a la trama civil de ETA-Batasuna estén en las instituciones". "Si verdaderamente hay un cambio de actitud política de Zapatero, si esto no es una estrategia de cara a las elecciones, que nos lo demuestre", añadió.

De todas formas, San Gil expresó sus dudas sobre que, efectivamente, se haya producido un cambio en la política del Ejecutivo, ya que estimó que las declaraciones sobre el cierre del proceso de diálogo con la banda "forman parte de la estrategia de cara a las elecciones". "Sabemos perfectamente que para el presidente del Gobierno estamos en un paro estético de cara a la negociación con la banda terrorista", subrayó.

"SIMULACRO"

La reunión entre el presidente y el lehendakari sobre la propuesta de consulta de este último también fue objeto de las críticas de la líder del PP. San Gil acusó a Rodríguez Zapatero de carecer de una "voluntad firme, clara y real de parar las ansias independentistas" de Ibarretxe y calificó el encuentro, tras el que Zapatero mostró su rechazo a los planteamientos de Ibarretxe, de "un simulacro" y de "escenificación de dos dirigentes con la vista puesta en las elecciones de marzo".

"Zapatero dijo que iba a frenar las ansias independentistas, pero no tiene ninguna credibilidad. Cómo va a tenerla si gobierna en Cataluña con los independentistas catalanes; si su socio de gobierno catalán, Carod Rovira, ha puesto también fecha al referéndum en Cataluña; si el PSE está apuntalando la ofensiva nacionalista regalando las diputaciones de Alava y Guipúzcoa al PNV", destacó.

"VOCES CALLADAS"

San Gil dudó de que "alguien" pueda creerse que "no hay un punto de encuentro entre Ibarretxe y Zapatero", ya que ambos "se van a aprobar mutuamente los presupuestos". "Qué más pruebas queremos de que ambos están esperando a que llegue el mes de marzo para llegar a un punto de encuentro en ese futuro plan Ibarretxe", se preguntó, en referencia a la propuesta del lehendakari.

La dirigente 'popular' subrayó las "sombras" que plantea el referéndum sobre la sociedad vasca y recordó las "tímidas voces" que en los últimos días han advertido de que "la inestabilidad de esta consulta no ayuda a cimentar un crecimiento económico". San Gil censuró que estas advertencias "han sido inmediatamente calladas por los dirigentes nacionalistas, que no toleran la más mínima crítica".

Frente a la "desolación" que muchos ciudadanos sienten ante los planteamientos del lehendakari, lanzó "un mensaje de optimismo" y, ante las próximas elecciones generales, aseguró que el PP "es una garantía de futuro para esos cientos de miles de vascos que no quieren seguir el camino de la independencia y que quieren construir un futuro País Vasco en convivencia, libertad y pluralidad".