Sánchez explica que Cataluña y la falta de experiencia de Podemos le llevó a rechazar la coalición

Publicado 01/10/2019 11:36:08CET
El secretari general del PSOE i president del Govern central en funcions, Pedro Sánchez, durant la seva intervenció en l'acte de presentació del lema de campanya del 10 de novembre, Madrid (Espanya), 30 de setembre
El secretari general del PSOE i president del Govern central en funcions, Pedro Sánchez, durant la seva intervenció en l'acte de presentació del lema de campanya del 10 de novembre, Madrid (Espanya), 30 de setembre - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha justificado este martes su negativa a gobernar en coalición con Unidas Podemos en la posición que los morados mantienen sobre la crisis en Cataluña y en su falta de experiencia de gestión pública.

En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, ha recordado cómo los Comunes, la rama de Podemos en Cataluña, hablan en estos días de la existencia de "presos políticos" en España, cuestionan la operación de detención de nueve miembros violentos de los CDR, y adelantan que saldrán a las calles a pedir la amnistía de los presos si la sentencia del 'procés' es condenatoria.

Sánchez ha pedido imaginar un Gobierno en el que una parte defendiese la eventual aplicación del artículo 155 en Cataluña y otra que dijera que la solución en Cataluña pasa por la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Para el presidente, la visión sobre Cataluña le hace tener "distancias muy serias con Podemos" a las que no hay que "quitar una pizca de gravedad".

No sólo Cataluña pesó en la negativa de Sánchez a plegarse a las exigencias de Podemos en torno al gobierno de coalición. También influyó, ha sostenido, la falta de experiencia de gestión de lo público que tiene la formación morada. Una gestión que, en el caso de ayuntamientos gobernados por Podemos, ha sido incluso "deficitaria", en opinión del líder socialista.

Con esas credenciales, Sánchez ha admitido que le parecía "bastante arriesgado" dejarle a Podemos la gestión de las pensiones de los mayores, la política energética o la recaudación de los impuestos. Lo que llegó a ofrecerles fue una fórmula de gobierno de coalición que no ponía en riesgo la "coherencia" en la accción del gobierno, dejándoles ciertos ministerios de corte social que Pablo Iglesias juzgó insuficientes.

El líder del PSOE ha evitado señalar cuáles son sus preferencias de pactos poselectorales y se ha limitado a subrayar que la elección el próximo 10 de noviembre es la de salir o mantener el bloqueo político actual. A su juicio, el único partido que puede garantizar el final de esta fase de interinidad e inestabilidad es el PSOE.

Contador