Sánchez no se arrepiente de su acusación: "Dije a Rajoy lo que millones de españoles piensan y con razón"

Actualizado 15/12/2015 11:13:18 CET

Dice que "la condición" para que haya cambio es que gane el PSOE y asegura que no piensa en sí mismo, sino en los españoles

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que no se arrepiente de haberle dicho al candidato del PP, Mariano Rajoy, en su debate electoral del lunes, que no es una persona decente, una acusación que mantiene. "Dije al señor Rajoy lo que millones de españoles piensan y piensan con razón", ha afirmado.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, el líder de los socialistas ha defendido que su afirmación es compartida por los españoles, porque España necesita "que la decencia vuelva a la política y a las instituciones y sobre todo a la Presidencia del Gobierno".

Sánchez ha insistido en que Rajoy "tuvo que dimitir" hace dos años por el 'caso Gürtel' y, por eso, ha vuelto a animar a los ciudadanos a hacerle "dimitir" el próximo domingo en las elecciones generales. Y, aunque ha dicho que hablaba en nombre del PSOE, se ha mostrado "convencido" de que "la mayoría de personas que piensan que es necesario el cambio en España se sintieron identificados" con lo que dijo.

FUE UN DEBATE "INTENSO Y VIBRANTE"

El secretario general no ha querido calificar el 'cara a cara' de bronco y ha explicado que fue "intenso y vibrante" en el que hubo tiempo para hablar "de todo", también de la corrupción porque es "la segunda de las preocupaciones de los españoles".

Así, cuando se le ha preguntado si se arrepiente de la acusación que hizo a Rajoy, ha respondido que no. "Al contrario", ha dicho, para después recordar unas palabras del filósofo Emilio Lledó que, en las elecciones del pasado mayo, expresó su deseo de que "regrese la decencia a las instituciones democráticas".

Y, a su juicio, la actitud de "una persona que se va de vacaciones con el viaje pagado por la empresa de Correa", o que ha permitido que su 'número dos', María Dolores de Cospedal, "mintiera" a los españoles diciendo que el extesorero Luis Bárcenas había sido despedido "en diferido", será "de todo menos de decencia".

"HA SIDO LA LEGISLATURA DE LA CORRUPCIÓN"

Es más, ha abundado en su acusación diciendo que esta "ha sido la legislatura de la corrupción", con un ambiente que se ha hecho "irrespirable" por los casos del PP y que este partido se empeña en que así sea "hasta el último minuto". Se refería así al exembajador y exdiputado del PP Gustavo de Arístegui y a su diputado y candidato por Segovia Pedro Gómez de la Serna, acusados de recibir comisiones por intermediar contratos.

Sánchez ha recordado también el caso del 'popular' Vicente Martínez Pujalte, que defendió como "legal" su actividad profesional mientras era diputado. Tras recalcar que la ejemplaridad es "ir dos pasos por delante de la ilegalidad", ha avanzado que cuando él sea presidente del Gobierno, ese tipo de actividad "no será solamente inmoral sino también ilegal".

Por todo ello, ha opinado que "la obligación de los españoles" es hacer dimitir a Rajoy derrotándole en las urnas y que el PP "se renueve en la oposición". "No es sólo una cuestión de partidos políticos, es una cuestión personal, lo que se vio ayer es una actitud de no asunción de responsabilidades ante casos de corrupción", ha defendido.

Sánchez, que ha valorado positivamente la actitud del moderador, el periodista Manuel Campo Vidal, no comparte la opinión de que el debate lo ganaron los partidos ausentes. "La valoración que puedan hacer otros partidos muy objetiva no es", ha dicho, insistiendo en que él fue al debate porque fue "la única posibilidad impuesta por Rajoy".

Al líder de Podemos, Pablo Iglesias, le ha afeado que recabe el apoyo del PSOE para convertirse en presidente, pero niegue el suyo a los socialistas. Por eso, ha pedido a los votantes de izquierdas que tomen nota de que "en el fondo lo que está diciendo es que con tal de que no gobierne el PSOE mejor que gobierne el PP" y ha pedido que no se divida "el voto del cambio".

LA CONDICIÓN PARA EL CAMBIO ES QUE GANE EL PSOE

Es más, preguntado si se plantea un acuerdo con Podemos y Ciudadanos para desbancar al PP, ha replicado que para que haya cambio "la condición necesaria es que el PSOE gane las elecciones" porque "si las derechas suman gobernarán".

El líder socialista ha dicho no tener "más cartas en la manga" pero ha insistido una y otra vez en que sale a ganar las elecciones, con "las cosas claras", las "cuentas echadas" y un programa electoral que se toma "como un compromiso".

Sánchez ha esquivado las preguntas sobre si considerará un fracaso no ganar, o no quedar segundo, o sobre si seguirá siendo secretario general del PSOE en caso de perder las elecciones, todo ello reiterando que el PSOE es "un partido ganador" que "siempre sale a ganar".

"Me conmueve el interés de los medios en mi futuro, pero me preocupa muy poco, me preocupa más del de mi país y el de los españoles", ha respondido, antes de aseverar: "Voy a seguir siendo secretario general, y presidente del Gobierno".

¿LE HA MANDADO DÍAZ ALGÚN MENSAJE?"

El líder socialista ha dicho no saber si la presidenta andaluza, Susana Díaz, le había enviado un mensaje después del debate, porque ha dicho tener "tropecientos" SMS y mensajes de whatsapp. La primera llamada, ha dicho, fue de sus padres.

Pese a destacar sus diferencias con Rajoy, Sánchez ha insistido en que el partido que hoy gobierna puede contar con el PSOE para los temas de Estado, como el terrorismo yihadista, y ha confiado en que también sea así a la inversa, cuando él sea presidente.

SOLIDARIDAD CON FRANCIA CONTRA EL YIHADISMO

En lo relativo a la lucha contra el terrorismo yihadista, ha insistido en que a su juicio España debe ser solidaria con Francia pero no ha precisado en qué debería traducirse ese compromiso. Así, ha dicho que "España ya está siendo suficientemente solidaria en África y en otros puntos calientes", ha recordado que la misión de España en Malí no es exactamente la misma que la francesa y ha pedido esperar a saber exactamente los planes del Gobierno de París.

En todo caso, ha recordado que el Ejecutivo francés tampoco es partidario de mandar tropas francesas en Siria y ha opinado que la Liga Árabe debería involucrarse sobre el terreno. También ha apelado a combatir el yihadismo de forma inteligente y a luchar contra su financiación y contra el tráfico de armas.

Para leer más