Publicado 22/04/2015 20:14CET

Tribunal de Cuentas pide revisar su ley para la lucha anticorrupción

Rafael Catalá y Ramón Alvarez de Miranda en unas jornadas
TDECUENTAS

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha pedido al Legislativo una revisión de la ley de funcionamiento de la institución para completar las medidas aprobadas contra la corrupción. "Es imprescindible", ha señalado en presencia del ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Tras dos días de reflexión y debate en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación sobre el papel del Tribunal de Cuentas en la sociedad moderna, así como sobre los retos a los que se enfrentan las Instituciones de control de la actividad económica-financiera pública, ante las exigencias crecientes de la ciudadanía, el presidente del Tribunal ha clausurado esta mañana el Seminario "El Tribunal de Cuentas en el Estado Moderno".

Durante su intervención, Álvarez de Miranda ha hecho referencia a las recientes modificaciones del régimen del Tribunal y de sus actuaciones a través de la nueva Ley Orgánica de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos, que modifica, entre otras, las Leyes Orgánicas del Tribunal de Cuentas y de Financiación de los Partidos Políticos.

A su juicio, estas reformas "deben permitir afrontar los retos a que se enfrenta la Institución, conforme a las expectativas de la sociedad moderna, con una apuesta por una gestión eficaz, eficiente y austera, gracias a la utilización intensiva de las nuevas tecnologías y a la profesionalidad de nuestro personal".

Sin embargo, el Presidente del Tribunal de Cuentas señaló la importancia de continuar el proceso de reforzamiento de las Instituciones públicas de control. "Es indudable --ha señalado-- que para completar la última reforma legal sobre la materia, que ha supuesto la subsanación de algunas de las carencias o insuficiencias de la normativa anterior, resulta imprescindible una futura revisión de nuestra Ley de Funcionamiento, que deberá incluir estas y otras cuestiones".

AVANCES EN EL DEBER DE COLABORACIÓN

Asimismo, ha reconocido los avances en relación con el deber de colaboración con el Tribunal de Cuentas al extenderlo a todas las personas físicas y jurídicas, públicas y privadas, pero cree que "no puede quedar supeditado a la autonomía de la voluntad de los sujetos afectados por dicho deber", por lo que la celebración de convenios de colaboración "no debe servir de limitación para el ejercicio efectivo de las actividades de fiscalización y de enjuiciamiento contable".

En el acto de clausura también intervino el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien subrayó la voluntad constatada del Gobierno por reforzar el papel del Tribunal de Cuentas sumando tareas como órgano consultivo --debe informar de todos los anteproyectos de ley y proyectos de reglamentos que afecten a su régimen jurídico o al ejercicio de sus funciones fiscalizadora y jurisdiccional-- o su presencia en el nuevo Consejo de Transparencia.