UE.- España da la batalla en Estrasburgo para recuperar en la Eurocámara entre cinco y siete escaños

Actualizado 10/07/2007 21:53:54 CET

El Gobierno rechazará retrasar hasta 2014 el nuevo reparto de asientos

ESTRASBURGO, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado para la Unión Europea, Alberto Navarro, se reunió hoy en Estrasburgo con todos los grupos políticos de la Eurocámara y con el presidente de la institución, el alemán del PPE Hans-Gert Poettering, para defender la postura española en la batalla por el reparto de escaños en el hemiciclo que surja de las elecciones de 2009.

España aspira a contar con entre cinco y siete eurodiputados más para compensar así los catorce asientos que perdió cuando se negoció el Tratado de Niza. Además, según adelantó Navarro a la prensa al término de su ronda de entrevistas, el Gobierno rechazará cualquier intento de posponer a 2014 la nueva configuración de la Cámara de Estrasburgo.

"Hay una amenaza muy seria de que un grupo de eurodiputados quiera retrasar esta decisión hasta el año 2014. Y eso para España no es aceptable. Eso puede interesar a Alemania, porque va a perder tres eurodiputados, pero sería contrario al espíritu y la letra de lo que figura en las conclusiones del Consejo Europeo y en el nuevo Tratado", explicó el secretario de Estado.

En la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de junio, donde se pactó el marco del que será el nuevo Tratado de reforma de la UE, se pidió también al Parlamento Europeo elaborar un dictamen antes de finales de octubre con una propuesta sobre el nuevo reparto de escaños a partir de 2009. Dado que en la reciente cumbre también se acordó posponer hasta 2014 la entrada en vigor del nuevo sistema de voto en el Consejo, algunos grupos comienzan a defender la prórroga también para el Parlamento.

Así pues, aunque España esperará a conocer la propuesta que haga el Parlamento Europeo, si se decide aplazar el asunto se opondrá. "Queremos que esa nueva propuesta se haga con arreglo a los principios del nuevo Tratado en función de la población", remachó Navarro.

En este momento, se barajan tres opciones. La ideal para España es que hubiera un reparto de los 16 nuevos escaños entre los 27 con arreglo al principio que establecerá el Tratado de la llamada "regresividad proporcional en función de la población". Con ese criterio a España le corresponderían un mínimo de cinco y un máximo de siete asientos.

El segundo escenario, menos favorable, sería que no se repartieran los 16 nuevos escaños, sino que se dejaran 12 para Croacia y de los cuatro restantes tres fueran para España y uno para Polonia. El tercer escenario, sin duda el peor, sería dejar el nuevo reparto hasta 2014, algo que para España sería "inaceptable".

CIRCUNSCRIPCION UNICA

Cuando se negoció el Tratado de Niza, España fue el país que perdió, proporcionalmente, más escaños y de los 64 que tenía se quedo con 50. Ahora trata de recuperar una parte.

En cuanto a la pretensión de las fuerzas políticas nacionalistas, que aspiran a ocupar alguno de los nuevos asientos, Navarro aclaró que la circunscripción electoral para las elecciones europeas es todo el territorio español y que, por lo tanto, no se puede hacer el reparto por grupos.

"El número de escaños que saque cada partido político dependerá de los votos que tengan porque para las elecciones europeas en España la circunscripción es todo el territorio nacional, no hay regiones ni comunidades autónomas", dijo.

Finalmente, el responsable de Exteriores negó que España se enfrente a Polonia en su liza por la recuperación de poder en la Eurocámara. "Con el nuevo reparto no va a perder nadie, porque no se le van a quitar escaños a nadie, salvo a Alemania, que baja de 99 a 96, pero no ganan todos. España, seguramente, es el país que más va a ganar pero junto con España otros también lo harán, como Polonia, Suecia, Austria o Eslovenia", argumentó.