Actualizado 07/09/2007 14:01 CET

Urkullu dice que la aplicación de la Ley de Partidos no ayudará a que ANV afronte "con valentía" su posición ante ETA

Dice que la propuesta de referéndum de Ibarretxe es "un camino de solución" a un problema "que es político"

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, no considera "pertinente" la aplicación de la Ley de Partidos a ANV, tal y como pretende el PP, porque, a su juicio, esta medida no facilitará que "ese mundo" dé un paso adelante para afrontar "con valentía" su posición ante ETA, "que condiciona incluso su propia vida política".

Así se manifestó Urkullu en declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, al ser preguntado sobre la iniciativa del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de pedir al Gobierno que abra el procedimiento para la ilegalización de ANV y disuelva los ayuntamientos en los que gobierna la formación abertzale.

Tras reseñar que en el PNV están en contra de la Ley de Partidos, el dirigente nacionalista defendió que los consistorios surgidos de las elecciones del pasado 27 de mayo están constituidos "al albur de una Ley Electoral y una Ley de Partidos Políticos en las que ANV, como formación política, es legal y ha pasado, además, todos los filtros, salvo lo que es la composición de sus candidaturas".

"Pero además de ANV --añadió--, hay una representación muy plural de la sociedad vasca en cada uno de esos ayuntamientos en los que también tiene vida" la citada formación.

SALUD INTERNA DEL PNV.

Preguntado sobre el estado de salud interna del PNV tras las diferentes opiniones manifestadas en su seno por Josu Jon Imaz y Joseba Egibar, Urkullu señaló que en el partido, además de los mencionados dirigentes, existen otras "muchas almas y cada una tiene su riqueza", por lo que criticó que "se distorsione de forma simplista lo que es un debate de táctica política".

En este sentido, auguró que el partido saldrá "fortalecido" de la Asamblea General que celebrarán en diciembre, en la que, según dijo, se ratificarán los principios ideológicos y se establecerán los ejes de actuación.

En este punto, se le preguntó si en los mismos tiene cabida la propuesta de referéndum sobre Euskadi del lehendakari, Juan José Ibarretxe. A este respecto, Urkullu defendió que el objetivo de dicha iniciativa es alcanzar un acuerdo "integrador" que tenga viabilidad en el ordenamiento jurídico y que sea, además, un "camino de solución" a un problema "que es político". Esto es, remachó, el PNV entiende este planteamiento "como un instrumento, no como un fin en sí mismo".

AUSENCIA DE VIOLENCIA.

Sobre esta cuestión, Íñigo Urkullu quiso dejar claro que el acuerdo final, que debería ser refrendado por la sociedad vasca, debería darse "en ausencia de violencia y sin exclusiones". "Un referéndum con validez jurídica, además de tener la premisa previa de intento de un acuerdo en el que también las instituciones del Estado se comprometan, tiene que tener una capacidad de desarrollo en el que la sociedad vasca no tenga ningún tipo de coacciones", declaró.

Para ello, el portavoz del PNV destacó que la cuestión no reside "en la necesidad de un referéndum o no, sino en la voluntad de aplicarnos todos en buscar una salida a un problema que es político sin intentar condicionar un debate poniendo vetos o excusas, sea por la existencia de ETA o sea porque hay unas elecciones generales a la vuelta de la esquina y los partidos que se dicen constitucionalistas estén mirando de reojo".