Actualizado 18/10/2007 18:31:27 +00:00 CET

Vidal-Quadras pide una reforma de la Constitución que "neutralice" a los nacionalistas porque "ya no son integrables"

Espera que PP haga suya esta agenda política, que pasa por "derrotar" a Zapatero en las elecciones y excluir pactos con los nacionalistas

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

La plataforma de asociaciones cívicas 'Por la concordia nacional y la reforma constitucional' que lidera el eurodiputado del PP Alejo Vidal-Quadras, presentó hoy una reforma de la Constitución para "garantizar la unidad nacional" y "neutralizar" a todos los nacionalistas, que definió como "fuerzas separatistas-secesionistas en rebelión subversiva contra el Estado". Según dijo, "ya no hay integración posible porque no quieren integrarse" sino "destruir" la nación española y "liquidar" la Carta Magna.

Con este objetivo, su propuesta de reforma constitucional --que modifica alrededor de unos cuarenta artículos-- aboga por la eliminación del término nacionalidades y regiones, una "delimitación inequívoca y precisa" de las competencias del Estado, la garantía "expresa" del uso del castellano en todo el territorio y la recuperación del recurso previo de inconstitucionalidad, entre otros aspectos.

Esta reforma parcial de la Carta Magna para "recuperar el espíritu del gran pacto civil de 1978" fue presentada hoy en Madrid por la plataforma de asociaciones cívicas 'Por la concordia nacional y la reforma constitucional', que está formada por Convivencia Cívica Catalana, Foro de Ermua, Fundación Concordia, Fundación para la Defensa de la Nación Española y Fundación Papeles de Ermua.

UNA AGENDA CON "TRES PASOS".

Eso sí, estas asociaciones señalan que la agenda política para poder llevar a cabo esta reforma requiere el cumplimiento de varios supuestos. En primer lugar, la "derrota electoral" de José Luis Rodríguez Zapatero en las próximas elecciones y "consiguiente sustitución de su actual secretario general por una persona dotada de sentido de Estado y del bagaje conceptual y moral apropiado para dirigir un gran partido nacional".

El segundo paso consiste, según los promotores, en la constatación de los dos grandes partidos nacionales de la "imposibilidad de nuevos acuerdos de legislatura o de gobierno con las formaciones nacionalistas, puesto que en su opinión está comprobada "su negativa a colaborar en la lucha contra ETA, su pertinaz voluntad secesionista y su profunda deslealtad institucional".

Ante la "congénita deslealtad institucional" de los nacionalistas es necesario "certificar" por parte de los dos partidos mayoritarios que no "volverán a ser rehén" de estos grupos tras los comicios, dijo Santiago Abascal, de la Fundación para la Defensa de la Nación Española.

En parecidos términos se expresó Vidal-Quadras, quien afirmó que los nacionalistas "ya no son integrables" porque "no quieren" y, por lo tanto, hay que "neutralizarlos". Es más, dijo que en este momento "todos son explícitamente separatistas", incluido CiU. "Ya no hay moderados y no moderados, sino un conjunto de fuerzas separatistas-secesionistas en rebelión subversiva contra el Estado", proclamó.

Es más, el ex presidente del PP catalán auguró que si alguien cree que podría producirse una separación "pacífica", está "equivocado". En su opinión, en España no cabe la repetición del modelo checo o irlandés a través de un "divorcio civilizado".

PACTO DE LEGISLATURA O GOBIERNO DE COALICION.

En tercer lugar, y tras excluir a los nacionalistas, estas asociaciones proponen un pacto de legislatura o gobierno de gran coalición de los dos grandes partidos nacionales para llevar adelante la reforma constitucional que plantean.

Vidal-Quadras emplazó al PP a acoger esta propuesta de reforma constitucional en su programa electoral y admitió que el líder del PP, Mariano Rajoy, ya conoce esta iniciativa. "El PP debe definirse rápidamente y hacer suya esta agenda, a la mayor brevedad posible", apuntó, tras recordar que "el espíritu" de la misma está en muchos de los discursos que ha pronunciado Rajoy.

En concreto, la reforma constitucional que plantea la plataforma 'Por la concordia nacional y la reforma constitucional' aboga por el reforzamiento de la capacidad del Estado para garantizar la unidad nacional y la igualdad ante la ley de los ciudadanos en todo el territorio español, así como la cohesión y la solidaridad.

ELIMINAR TERMINOS NACIONALIDADES Y REGIONES.

Proponen además la supresión "artificiosa y confusa" de la distinción entre 'nacionalidades' y 'regiones' en el artículo 2 de la Constitución y, en su lugar, la introducción en el preámbulo de la referencia expresa al proceso de formación de la unidad nacional a través de las antiguas Coronas de Castilla y León y de Aragón y de las sucesivas incorporaciones a la primera de los territorios históricos vascos y del Reino de Navarra.

También defiende la delimitación "inequívoca y precisa" de las respectivas competencias del Estado y de las comunidades autónomas, la mejor regulación de los llamados hechos diferenciales, una "garantía expresa" del uso del castellano en todo el territorio nacional, el reforzamiento de la independencia judicial, la reforma del Senado y la recuperación del recurso previo de inconstitucionalidad.

Según Iñaki Ezquerra, del Foro de Ermua, con esta reforma de la Carta Magna se pretende "tapar las fisuras" que "amenazan la convivencia", como el plan soberanista del lehendakari, Juan José Ibarretxe, o reformas estatutarias como la catalana que, a su juicio, son "reformas fraudulentas de la Constitución".