Zapatero dice que el debate sobre el Rey "ni siquiera es un resfriado" y acusa al PP de usar los símbolos

Actualizado 12/10/2007 20:05:05 CET

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que el debate sobre el Rey "ni siquiera es un resfriado" y que la institución monárquica "goza de gran salud", al tiempo que acusó al Partido Popular de usar los símbolos como la bandera porque tiene "una incapacidad absoluta" para presentar un proyecto alternativo para gobernar.

En una conversación informal con la prensa durante la recepción que ofrecieron los Reyes en el Palacio Real con motivo del Día de la Fiesta Nacional, al ser cuestionado sobre si tiene especial preocupación por la situación del monarca, aseguró que don Juan Carlos es un gran jefe del Estado, que está valorado por "la inmensa mayoría" de los ciudadanos.

Afirmó, en ese sentido, que su papel como presidente del Gobierno es hacer que el jefe del Estado cumpla su papel constitucional y que el monarca está siempre donde tiene que estar.

Al ser consultado sobre si el monarca le ha pedido que haga algo para defender la institución, el presidente del Gobierno subrayó con rotundidad que no hay ningún debate mínimamente relevante ni en la sociedad ni institucionalmente sobre la monarquía y que no tiene que haber ninguna defensa contra la acción de 100 o 150 personas en Cataluña y recalcó que el monarca "goza de gran salud" y el debate "ni siquiera es un resfriado".

Preguntado sobre si estima que el PSOE se ha dejado robar los símbolos, el jefe del Ejecutivo respondió que el PSOE nunca se ha apropiado de símbolos y que la bandera de España es la de todos los españoles, que desean que sea de todos y para todos.

En este sentido, destacó el orgullo que siente cuando la bandera española ondea en otros países y organizaciones internacionales, como ejemplo de su sentimiento nacional. Así entiendo yo el patriotismo, dijo.

EL 90 POR CIENTO CREE QUE NO HAY DEBATE SOBRE LA BANDERA

Tras ello, subrayó que el 90 por ciento de los españoles entiende que no hay discusión sobre la bandera nacional y que aquellos que la rechazan representan un porcentaje mínimo. Dicha minoría no tiene ninguna fuerza y este hecho se confirmará en las próximas elecciones generales, subrayó, para después sentenciar que la polémica sobre la enseña es uno de los debates más artificiales que se han producido en este país en los últimos años.

El jefe del Ejecutivo acusó al PP de provocar que este debate siga abierto por no tener capacidad para hacer otro debate y destacó que su Gabinete ha hecho más que todos los Gobiernos anteriores en el tema de las banderas, un problema que se ha repetido en todos los anteriores Ejecutivos. Ellos sabrán a que intereses responden, planteó, en referencia a los 'populares'.

Preguntado sobre si la polémica de los símbolos ha podido venir provocada por su afirmación sobre la nación como concepto "discutido y discutible", prefirió no entrar en esa cuestión e incidió en que los españoles tienen unas reglas pactadas sobre los que son y ello es aceptado adecuadamente y mejor que en otros países.

En clara referencia al PP, Zapatero afirmó que algunos quieren hacer oposición con los símbolos, reiteró que el 90 por ciento de la población española respeta la bandera y subrayó que quienes avivan este debate lo hacen porque no tiene capacidad para impulsar otro distinto. Tienen una incapacidad absoluta para presentar un proyecto alternativo, dijo, en clara referencia al PP sin citarlo.

Posteriormente, volvió a insistir en la misma idea al ser repreguntado por el tema y recalcó que España tiene 45 millones de habitantes y los que rechazan sus símbolos no pasan de 200 o 300 personas aunque representan un mal ejemplo.

LE DISGUSTA LA QUEMA DE FOTOS DE CAROD

Cuestionado sobre la quema de fotografías del vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluis Carod-Rovira, Zapatero afirmó que esta acción le disgusta, al igual que la quema de fotografías de cualquier personalidad y que es partidario de que se respete a todo el mundo. Para que uno sea respetado hay que respetar a todo el mundo, añadió.