Actualizado 23/01/2008 16:12:25 +00:00 CET

Zapatero hace un llamamiento exigente a las FARC para que acepten dialogar sobre el envío de una misión médica internacional

Uribe destaca el "apoyo" recibido del presidente español y agradece la gestión de Venezuela en la liberación de rehenes

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo hoy un "llamamiento exigente" a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para que acepten dialogar sobre el envío de una misión médica internacional que evalúe y atienda el estado de salud de los secuestrados por este grupo, considerado por la UE como organización terrorista.

Aunque las FARC ya han rechazado recibir una misión de este tipo, Zapatero consideró necesario "perseverar" en este objetivo, en el que hay que trabajar, dijo, siguiendo "los canales y cauces" que el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, "determine".

Zapatero compareció ante los medios de comunicación junto con Uribe tras el encuentro de hora y media que ambos mantuvieron a partir de las 12.08 horas en el Palacio de la Moncloa y en el que participó, durante 15 minutos, la recién liberada por las FARC Clara Rojas.

El jefe del Gobierno hizo público el compromiso de su Ejecutivo "con Colombia" y "con el presidente Uribe" en la "lucha por el fin de la violencia, en favor de los secuestrados, en el combate a favor de la razón, de Colombia, de la vida y la libertad".

El presidente español aseguró que España "siempre" ha estado al lado de Colombia y de Uribe en todas aquellas gestiones realizadas, y continuará "en esta misma actitud" dentro de los esfuerzos desplegados conjuntamente con Francia y Suiza. Aunque señaló que el interés de este grupo se centra en la actualidad en el logro de la misión médica, mostró su disposición "a cualquier otra iniciativa".

Zapatero señaló asimismo que Uribe goza de su "reconocimiento" y "afecto" por "la tarea que enfrenta, las intenciones que le mueven" y "las dificultades que tiene que sortear" ante el reto de acabar con la violencia terrorista en su país, una violencia, que, a juicio de Zapatero, Uribe "está consiguiendo reducir y debilitar". Asimismo, el presidente español consideró que "toda la comunidad internacional está al lado" de Uribe.

Las primeras palabras de Uribe fueron para mostrar la "gratitud" de Colombia con el Rey, el Gobierno y pueblo español y para recordar cómo ha contado con el apoyo de Zapatero desde que éste asumió la secretaría general del PSOE. En este sentido, recordó haber recibido "toda la comprensión y apoyo" del líder del PSOE cuando Uribe propuso su política de seguridad a los colombianos a pesar de que ésta, dijo, podía diferir del "acervo ideológico" que movía a Zapatero.

"¡Cómo entiende usted de bien el problema colombiano!", le llegó a decir a Zapatero Uribe, que precisó que los grupos armados que operan en Colombia no son "guerrillas legitimadas por su lucha contra la dictadura, sino unos grupos violentos deslegitimados por su ataque permanente a la democracia" y "financiados por el narcotráfico".

Uribe agradeció asimismo la voluntad de España para "reactivar" la mediación con Francia y Suiza para colaborar en la liberación de los secuestrados y se mostró "confiado" en que el Ejecutivo español "sabrá trabajar" con "discreción" para que la misión médica se pueda llevar a cabo para evitar el "deterioro físico" de los rehenes.

EL PAPEL DE CHÁVEZ

Tras la intervención de ambos, una periodista colombiana quiso conocer la opinión de Zapatero sobre los ataques que el presidente venezolano, Hugo Chávez, viene lanzando contra Uribe por haber puesto fin a su mediación con las FARC.

Aunque la pregunta iba dirigida para Zapatero, Uribe se precipitó a tomar la palabra y pidió permiso para "cometer una impertinencia". Tras precisar que las negociaciones con las FARC se harán a través de la Iglesia católica y de "los dos delegados europeos" que representarán a España, Francia y Suiza, señaló que el Gobierno colombiano dará la "bienvenida" a "cualquier decisión unilateral e incondicional de la guerrilla para liberar secuestrados" y "contribuirá a que se lleve a cabo".

Uribe señaló asimismo que "no importa" en consideración de quién la guerrilla libere rehenes y rehusó por respeto a España y al pueblo colombiano contestar a los insultos de Chávez, por lo que abogó por evitar ir "del argumento al agravio". "Nuestra única respuesta es de respeto y de afecto al hermano pueblo de Venezuela", añadió.

Zapatero, por su parte, reiteró que el Gobierno de España estará "siempre" con el Gobierno de Colombia cuando ha de enfrentar "en su territorio un problema gravísimo de violencia y de terrorismo". "Es el respeto lógico a una soberanía y, por tanto, el respeto a que sea el presidente Uribe el que establezca en cada momento cuáles han de ser las circunstancias o las condiciones para cualquier tipo de actuación o iniciativa" relacionada con las FARC, añadió.

"Nada se puede hacer, en mi opinión, sin contar, como es lógico, con el presidente Uribe", insistió y garantizó que así es cómo ha actuado y seguirá haciéndolo España.

Fue al finalizar la comparecencia de ambos, cuando Uribe, delante de Clara Rojas, agradeció "públicamente al Gobierno de Venezuela la gestión que condujo a la liberación de Clara Rojas y de Consuelo González de Perdón".

En su intervención, Zapatero afirmó haber trasladado a Rojas su "satisfacción" y la "solidaridad" de todo el pueblo español por lo sufrido en sus años de cautiverio. Uribe, por su parte, dijo haberse sentido muy emocionado por el "afecto" con el que el presidente español saludó a Rojas y su hijo Emmanuel.

Preguntado sobre la propuesta que probablemente saldrá del IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo que se clausura hoy en Madrid para que no prescriban los delitos terroristas, Uribe se mostró "de acuerdo en que no prescriban", aunque también se mostró a favor de "dar salidas políticas" a los terroristas. Por eso, dijo, su Gobierno es severo con la violencia, al tiempo que muestra "generosidad" para negociar.

De otro lado, Uribe afirmó haber hablado esta mañana con el juez Baltasar Garzón sobre el Estatuto español para proteger a las mismas, dado que el Gobierno colombiano está preparando un decreto, que consultará con la comunidad internacional, para atender a las víctimas.