Publicado 30/06/2021 15:44CET

El Ayuntamiento de Pamplona continúa con el estudio de los entornos fluviales para potenciar sus valores naturales

PAMPLONA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Integrar los entornos fluviales en la estructura de la ciudad, manteniendo y potenciando sus valores naturales y urbanos, corrigiendo los impactos existentes y mejorando su funcionamiento hidráulico es el objetivo del estudio para la elaboración del modelo de planificación del río Arga y sus afluentes Elorz y Sadar que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Pamplona.

El documento ha sido presentado este miércoles en el Consejo de Gerencia de Urbanismo para su aprobación inicial y es el resultado del análisis de la trama fluvial del término municipal de Pamplona tramo por tramo. Refleja la situación actual de los márgenes de los ríos con todos los elementos que se encuentran en sus alrededores, ha destacado el Consistorio pamplonés en una nota.

En el documento se realizan distintas propuestas de actuación incluyendo una estimación económica de las mismas. Por ejemplo, propone proteger y favorecer la evolución de los entornos fluviales; hacer tratamientos y usos más adecuados del cauce, riberas y zonas de influencia; recuperar áreas degradadas; dar continuidad al tránsito peatonal; ser refugio de la fauna o minimizar el impacto de las actuaciones.

También incluyen las aportaciones recibidas en el periodo de participación pública como la creación de un plan de señalización, la implantación de aseos públicos en zonas claves del recorrido y la inclusión de una limpieza inicial de los ríos que, implicando a la ciudadanía, sirva como actuación de choque para comenzar a implantar el protocolo contenido en el documento.

El estudio lo está realizando Tenada, Proyectos y Obras de Ingeniería del Suelo y Medio Ambiental S.L. y recoge medidas y estrategias a corto, medio y largo plazo.

Con un coste de 45.375 euros (IVA incluido), establece un eje vertebrador general, con visión de futuro y presenta medidas de planificación con coherencia urbana y ecológica en sus tiempos y formas de ejecución. Sin carácter normativo, servirá de base para una futura revisión de la normativa del plan municipal en los diferentes ámbitos afectados por los ríos.

VULNERABILIDADES Y HERRAMIENTAS DE ACTUACIÓN

En el documento se diferencian dos zonas, la fluvial, que incluye el cauce y los corredores peatonales, y la inundable, que es el resto del territorio fluvial.

Presenta la vulnerabilidad del entorno del río documentada con fotos, fichas y planos, donde se recogen los diferentes impactos: azudes, motas, construcciones, vegetación y fauna invasoras, vertidos, captaciones y rellenos. También la vulnerabilidad de la trama urbana por riesgo de inundaciones, con identificación de los puntos negros.

Para hacer frente a los problemas existentes, proponen propuestas de actuación por tramos y protocolos de actuación: propuestas con recomendaciones y limitaciones diferenciando las clasificaciones y categorías del suelo; un plan de actuación y protocolos para la participación de los distintos agentes en temas como la gestión de la madera muerta, la protección y potenciación de la vegetación de las ripas, el examen y erradicación de la flora y fauna invasoras y el control y mejora de la calidad de las aguas.

El modelo propone la creación de dos ejes vertebradores, con señalización de recorridos y puntos de interés paisajístico, geomorfológico y de flora y fauna: el del río Arga y el de los ríos Sadar y Elorz hasta su conexión con Barañáin.

El eje del río Arga tiene por objeto completar y mejorar el corredor actual inacabado, recuperando espacios de uso público en distintos tramos de su recorrido. Para ello propone ampliar el corredor fluvial junto a la CD Amaya; restauración y creación de escalas de peces donde sea preciso.

También plantea limpiezas y gestión del riesgo para atenuar inundaciones en Rochapea; el control de la inestabilidad del margen izquierdo entre el azud de San Pedro y el de Santa Engracia; el refuerzo con vegetación fluvial y la construcción de defensas en Trinitarios y la creación de una reserva fluvial junto al molino de Ilundáin.

En la zona de San Jorge, sugiere la obtención de suelos definidos como sistemas generales, la limpieza y control de captaciones ilegales y los controles para evitar inundaciones.

El corredor de los ríos Sadar y Elorz, hasta su conexión con Barañáin, presenta más deficiencias e interrupciones que la otra parte, principalmente en la zona del encuentro de ambos ríos.

Para mejorarlo, el documento aboga por un tratamiento selectivo de la vegetación las ripas, la limpieza y retirada de vallados en la margen derecha y la gestión de madera muerta en la zona de la Universidad Pública de Navarra.

Otros puntos incluidos en el documento son la limpieza de lodos en el paseo bajo el puente de la calle Cataluña, una actuación frente al denominado parque fluvial Góngora, la mejora hidráulica del río Sadar bajo la avenida de Navarra y la integración del campus de la Universidad de Navarra para conseguir la conectividad peatonal, incluyendo la recuperación de la vegetación en la zona.

Por último, propone la eliminación de huertas ilegales en la zona de encuentro de ambos ríos y la formación de una reserva fluvial; la creación de un parque urbano en la margen izquierda del Elorz en el entorno del grupo Urdánoz y, dentro de lo posible en la margen derecha, sin afectar a la S.D.C. Echavacoiz, y la eliminación de restos de estructuras presentes en diversos puntos del cauce.

Contador

Para leer más