El Gobierno no tenía conocimiento de maniobras militares en Leitza

Actualizado 28/04/2016 11:46:31 CET

PAMPLONA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Gobierno de Navarra, María José Beaumont, ha asegurado que el Ejecutivo foral no tenía conocimiento de las maniobras militares del 5 de abril en Leitza y ha considerado que "estas cosas no debieran ocurrir" al ser "inadmisibles".

   Según ha dicho, "tendremos que sentarnos para que esto no se vuelva a repetir", dado que, en su opinión, "si se necesita ocupar el casco urbano de una población lo mínimo que tiene que hacer es comunicarlo al Ayuntamiento competente".

   Beaumont, en respuesta a una pregunta de EH Bildu en el pleno de la Cámara foral, ha detallado que desde el pasado 27 de julio hasta el día de hoy el Gobierno foral ha recibido un total de 96 comunicaciones de la Comandancia Militar en Navarra del Ministerio de Defensa sobre marchas de vehículos y actuaciones, pero que en "ninguna" de ellas "se hacía referencia de ninguna maniobra en la localidad de Leitza".

   En este sentido, la consejera, que se ha declarado "antimilitarista", ha explicado que dado que "no tenían información directa" sobre este asunto, solicitó información al respecto a las dos personas que desde la Comandancia nos informan periódicamente.

   Según ha comentado, este miércoles se personó en su despacho una de esas personas y le dijo que el 5 de abril una unidad del Regimiento América 66 realizó una marcha de instrucción siguiendo la ruta verde del Plazaola, pero que debido a la meteorología varió su recorrido inicial y se tuvo que desplazar a la localidad de Leitza.

   Para la consejera navarra, "tendremos que sentarnos para que esto no se vuelva a repetir", ya que, a su entender, "si se necesita ocupar el casco urbano de una población lo mínimo que tiene que hacer es comunicarlo al Ayuntamiento competente".

   Por su parte, el parlamentario de EH Bildu Dabid Anaut ha criticado que "varios vehículos del Ejército acudieran a Leitza y los soldados armados descendieran y recorrieran las calles". "El Ejército no lo había notificado a nadie, el Ayuntamiento no lo sabía, fue un susto para todos", ha apuntado.

   En su opinión, esta maniobra fue "un modo de expresar que estamos aquí, algo que no tiene lugar, no tiene una función".