El centro de atención a personas sin hogar de Pamplona acoge a 1.694 personas en el último año

Actualizado 30/10/2018 12:57:38 CET

Aprobada la prórroga de un servicio al que el Consistorio destinará 846.764,18 euros en 2019

PAMPLONA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado este martes la primera prórroga de la contratación de la gestión del servicio municipal de Atención a Personas sin Hogar del Ayuntamiento de Pamplona.

El Consistorio pamplonés destinará a esta atención 846.764,18 euros (IVA incluido) entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019. La prórroga es a favor de la empresa Xilema Programas S.L.U, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Se trata de un servicio cuyo fin es atender principalmente la exclusión residencial así como las problemáticas que afectan a colectivos en situación de exclusión severa mediante su acogida, alojamiento, atención especializada, atención en calle o en otros recursos residenciales, para establecer los procesos de inclusión social que precisen.

Realiza cinco programas: atención a personas sin hogar en situación de itinerancia (corta estancia), atención a personas sin hogar empadronadas en Pamplona (media estancia), programa de acompañamiento y atención en calle (medio abierto), acompañamiento en pisos compartidos y recursos de alojamiento externos al centro y ola de frío, protocolo que se activará de manera continúa desde este jueves, 1 de noviembre.

El Centro de Atención a Personas sin Hogar ha atendido entre el 1 de octubre de 2017 y el 31 de septiembre de 2018 a 1.694 personas. De ellas, 1.638 estaban incluidas en el programa de personas itinerantes y 56 eran personas empadronadas en Pamplona. Además, el centro tuvo en ese mismo periodo de tiempo dentro del programa de ola de frío 1.617 pernoctaciones.

El protocolo por ola de frío permite acoger personas usuarias en el centro sin requisitos de acceso. Se mantiene activo de forma preventiva desde noviembre a marzo, dado que las temperaturas bajas pueden sobrevenir de madrugada, y fuera de esas fechas cuando la temperatura baja de 3 grados.

El centro, abierto en 2011 en la avenida de Gipuzkoa en Trinitarios, cuenta con 50 plazas, 25 para itinerantes y 25 para empadronados, que cubre las necesidades primarias de alojamiento, higiene y alimentación. Acoge hasta cubrir 14 plazas a quienes pernoctan en la calle, independientemente de si cumplen o no los requisitos de acceso al centro (excepto menores de edad y usuarios sancionados con la expulsión).

Este recurso municipal pretende que ninguna persona sin hogar que se encuentre en Pamplona en situaciones de climatología adversa se quede sin recibir atención de alojamiento y, en su caso, alimentación e higiene.

Las personas trabajadoras del centro (del ámbito de la educación, trabajo social y psicología) apoya los procesos de las personas que se encuentran sin hogar, acompañándolas en los diferentes espacios donde se mueven: calle, recursos sociales, sanitarios, jurídicos, etc. y coordinando su intervención con la de todos los servicios que las atienden.

Asimismo, el equipo especializado presta en los programas para las personas que no están de paso (empadronados) una atención integral que ayuda a su reinserción social y laboral.

ACOMPAÑAMIENTO EN PISOS COMPARTIDOS

Además de las atenciones en el centro, el contrato prorrogado este martes incluye un 'Programa de acompañamiento en pisos compartidos y otros recursos de alojamiento externo', un servicio de carácter preventivo y educativo que se unió al ya existente de 'Educadores en calle', reforzado con una contratación más.

Otra de las novedades del último programa fue la incorporación al servicio de un contrato de Enfermería con un 25% de jornada. Esa figura de apoyo se encarga del control de la medicación de las personas usuarias y de realizar tareas de prevención e información, así como de coordinación con la red de salud.

Es un perfil profesional clave dentro del área sanitaria de los servicios del centro desde la que se facilitan medicamentos, previa receta, a aquellas personas usuarias que no disponen de recursos económicos para poder adquirirlos. También desde allí se desarrolla el seguimiento de los protocolos establecidos desde Salud Pública, sanidad municipal u otros, en casos excepcionales, ha explicado el Consistorio pamplonés.