Actualizado 30/05/2008 15:30 CET

ELA, UGT, LAB y CCOO critican los servicios mínimos "impuestos" por el Gobierno para la huelga de transporte de viajeros

Mantienen la convocatoria de huelga indefinida a partir de día 3 de junio, a la espera de la reunión que mantienen hoy con la patronal

PAMPLONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos ELA, UGT, LAB y CCCO anunciaron hoy que mantienen la convocatoria de huelga indefinida en el sector de transporte de viajeros por carretera a partir del día 3 de junio, a la espera de la postura que tome hoy la Asociación Navarra de Empresarios del Transporte por Carretera (Anet) en una reunión prevista para este mediodía. Además, criticaron los servicios mínimos "impuestos" por el Gobierno, porque "imposibilitan" el derecho a huelga.

Así lo explicaron hoy en rueda de prensa representantes de los sindicatos, que volvieron a hacer hincapié en que la patronal "debe sentarse a negociar la regulación y control de la jornada de los trabajadores y no cuestiones económicas".

Sobre los servicios mínimos, criticaron que han sido "impuestos ya por costumbre" por el Gobierno de Navarra. Afectan a 21 empresas, las adjudicatarias de las 36 concesiones de transporte público regular de viajeros de uso general y otras 3 autorizaciones administrativas especiales.

Según explicó Javier Ibáñez, de CCOO, el departamento de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones "no ha contado" con los sindicatos para negociar los servicios mínimos, que "impiden el derecho de huelga de unos trabajadores de empresas privadas".

Estos servicios mínimos, añadió, "son los máximos nunca impuestos", el cien por cien de servicios para escolares y fábricas y el 40 por ciento en los viajes regulares. Es decir, de lunes a viernes, "el 95 por ciento de los servicios que actualmente se dan serían servicios mínimos", subrayó Ibáñez.

Con estas medidas, a juicio del representante de CCOO, "los poderes públicos se entrometen en la negociación colectiva y la prohíben, aunque evidentemente nosotros vamos a intentar minimizar los servicios mínimos porque si no sería imposible hacer huelga".

Los únicos que no se ven afectados por estos servicios mínimos son los trabajadores del transporte urbano. Según explicó Ibáñez, La Montañesa tiene un convenio propio, pero "están dentro del sector y también les afecta este convenio general en algunos puntos tan importantes como la antigüedad".

Sin embargo, y aunque el sindicato mayoritario de La Montañesa (ATTU) no se ha sumado a esta convocatoria de huelga, sus trabajadores "también están llamados a esta huelga, aunque no nos hemos centrado en ellos de forma prioritaria", puntualizó.

REUNIONES CELEBRADAS

Manuel Gómez, de UGT, recordó el proceso de negociación del convenio que comenzó el 13 de febrero con la primera reunión. El 19 de febrero, los cuatro sindicatos mayoritarios presentaron una plataforma conjunta para comenzar a negociar, "aunque no se volvieron a reunir las partes hasta dos meses más tarde".

En esta tercera reunión, del 17 de abril, la patronal "sólo ofreció un convenio a cuatro años y una subida salarial con el IPC, por lo que los sindicatos decidieron poner encima de la mesa la convocatoria de huelga", subrayó Gómez.

Ante esta situación, la cuarta reunión tuvo lugar la semana pasada, y en ella Anet ofreció el IPC más el 0,4 por ciento, y el mismo convenio de larga duración, "sin querer entrar a debatir la regulación de la jornada".

Según Gómez, la patronal "parece que no quiere entender que nuestras reclamaciones no tienen que ver con subidas salariales, sino con la salud y seguridad laboral". En este punto, los sindicatos reclaman que los trabajadores estén un máximo de 11 ó 12 horas al día a disposición de la empresa, incluidos los tiempos remunerados por cualquier cosa (efectivos, presencia, toma y deje, limpieza, comida...). Además, de las 11 o 12 horas máximas, piden que se computen un mínimo de ocho horas, estén o no en tiempos de espera.

También reclaman que la bajas se computen al cien por cien y que la empresas cumplan y hagan cumplir a sus trabajadores la legislación vigente, en cuanto a tiempos de conducción y descanso, porque según recalcó Gómez, "estamos hablando de la seguridad de los viajeros a los que transportan, y los choferes deben estar al cien por cien".

Por su parte, Alberto Jurado, de LAB, hizo hincapié en otro tipo de problemas que tienen que ver, por ejemplo, con los horarios de comida, "porque si una persona no puede comer a la hora normal, deben ser retribuidos, por las consecuencias de sus horarios alterados".

En cuanto a los fines de semana, añadió, "hay casos de trabajadores que trabajan durante toda la semana y que cuando llega el fin de semana, les piden que también trabajen el sábado, por ejemplo para una excursión. En estos casos, los tacógrafos que han utilizado durante la semana han llegado a su máximo "y aunque la empresa se hace cargo de las multas económicas, el trabajador es el que sufre la retirada de puntos del carne".

Aunque este mediodía estaba convocada una nueva reunión con la patronal, los sindicatos adelantaron que pase lo que pase, la huelga seguirá en pie hasta celebrar una asamblea con los trabajadores, prevista para el día 2 de junio. Esta reunión se hará en dos turnos, a las 10.30 y 19.30 horas, en la estación de autobuses de Pamplona.