El Gobierno de Navarra cierra un acuerdo para la colocación de bonos sostenibles por valor de 50 millones

El Gobierno de Navarra cierra un acuerdo para la colocación de bonos sostenibles por valor de 50 millones
EUROPA PRESS
Publicado 26/04/2019 11:38:41CET

PAMPLONA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra ha cerrado un acuerdo para la colocación pionera de bonos sostenibles de la Comunidad foral, por valor de 50 millones de euros, y ha concluido la elaboración del denominado 'Marco de Financiación Sostenible' donde se establecen los proyectos, del Presupuesto de 2019, que podrán financiarse con estos bonos, y que abarcan tanto los bonos verdes como los bonos sociales.

Así lo ha dado a conocer este viernes en rueda de prensa el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, que ha destacado que, con esta operación, Navarra entra en un mercado financiero "comprometido con el desarrollo sostenible" que "alinea la política financiera con la sostenibilidad" y fomenta "la transparencia en la gestión de la deuda".

Con este acuerdo, Navarra debuta en el mercado de la financiación sostenible convirtiéndose en la tercera comunidad del Estado, junto con País Vasco y Madrid, en afrontar este proyecto. En concreto, la operación, que cuenta con un capital de 50 millones y cuyo desembolso se producirá el 30 de abril, se ha cerrado con un inversor alemán a un tipo del 2,1% y por un plazo de 25 años.

Para el consejero, se trata de una operación "muy satisfactoria, no sólo por las condiciones con las que se ha cerrado, sino sobre todo porque sitúa a Navarra en Europa formando parte de las regiones que emiten deuda sostenible". "Es una colocación dirigida a un tipo de inversor europeo socialmente responsable y comprometido", ha resaltado.

Aranburu ha explicado que el mecanismo de estas operaciones "supone un compromiso y además una auditoría y un control externo por parte de agencias independientes". En este caso, ha sido revisado y ha obtenido una opinión "favorable y muy positiva" de la empresa Sustainalytics, que ha verificado que cumple con los estándares de los Principios de Bonos Verdes y Sociales de ICMA.

En este sentido, ha explicado que la operación "compromete a la mayoría de los Departamentos del Gobierno" y ha destacado que "es necesario asesorar o informar a los posibles inversores internacionales", para lo cual se ha elaborado un documento con las características financieras y económicas de Navarra.

En cuanto a los proyectos que se financiarán con dicha deuda, están regulados en el Marco de Financiación Sostenible y agrupados en 13 categorías, que son: vivienda accesible, avance socioeconómico, energías renovables, transporte limpio, prevención y control de la contaminación, gestión sostenible del agua y de las aguas residuales, eficiencia energética, gestión ambientalmente sostenible de los recursos naturales, adaptación al cambio climático y conservación de la biodiversidad. A su vez, cada una de estas categorías recoge distintos indicadores de impacto que los proyectos finales deberán contener.

Este marco se ha elaborado de una manera amplia de forma que pueda ser válido para formalizar diferentes instrumentos financieros: bonos verdes, bonos sociales, préstamos u otros. De hecho, podría formalizarse un mayor importe de endeudamiento en base al mismo, ya que está diseñado como un marco a futuro que guíe la política financiera del Gobierno de Navarra desde el punto de vista de la sostenibilidad.

Los proyectos específicos que se financien con esta primera emisión de 50 millones se concretarán en el plazo de un año. A su vez, se mostrarán los indicadores de cada uno de ellos puesto que el compromiso del Gobierno de Navarra no sólo abarca la asignación de los proyectos sino también la publicación de su respectivo informe del impacto medioambiental o social al que estaba dirigido.

"Lo que estamos haciendo en este momento es un marco, que va a ser mucho más amplio, plurianual, duradero en el tiempo, en la idea de comprometer a la Administración de la Comunidad foral en esta política financiera comprometida con los bonos verdes y sostenibles" que "encajan en los principios de las Naciones Unidas en cuanto al desarrollo sostenible", ha señalado el consejero.

Mikel Aranburu ha destacado que una operación con bonos sostenibles "se diferencia bastante" de una emisión de deuda tradicional en la que "lo único que hacemos es determinar al inversor por el precio" que "no pregunta ni le interesa a dónde va el dinero, solo quiere una rentabilidad". En los bonos sostenibles, ha destacado, "se da un paso cualitativo más importante" porque "hay un compromiso por parte de la Administración en invertir en proyectos verdes, sostenibles o sociales, tiene que ser supervisado por una entidad independiente y el inversor busca precisamente un compromiso con esa financiación sostenible".

El consejero de Hacienda ha opinado que "el reto de futuro" sería "ir paulatinamente haciendo que la deuda de la Comunidad, en la medida que no la amorticemos, la refinanciemos en bonos sostenibles".

Contador